¿Usuario de elEconomista?

Un hotel de sonrisas y lágrimas en la Mansión Von Trapp

Por L. Moreno | 20/09/2012 - 18:41
sonrisaslagrimas-cabecera.jpg -

Resulta imposible no conmoverse con la historia de 'Sonrisas y Lágrimas'. Uno de los musicales más entrañables nos alcanza de pleno la vena sensible al contemplar el difícil amor que surge entre María y el Coronel Von Trapp -prometido con la Condesa Schroeder.

Si te emocionaron sus melodías o eres de los que aprendieron la escala musical con la canción 'Do-Re-Mi', acércate aún más a las vidas de María y la familia Von Trapp reservando habitación en la vieja mansión de la familia, que ha abierto sus puertas de cara al público reconvertida en uno de los hoteles más acogedores y entrañables de Salzburgo.

La estampa se conserva sin ningún desperfecto, como un fotograma de película congelado por el que no pasa el tiempo. Aunque se ubica en tierras austriacas, regadas por las composiciones de Franz Doppler, Mozart y las alegres melodías tirolesas, el entorno parece sacado de las páginas de una novela de Jane Austen. Rodeado de frondosos árboles, irguiéndose sobre una alfombra verde a orillas de un estanque de aguas cantarinas, encontramos el impresionante edificio de fachada blanca, cornisas amarillas y ventanas que se doblan bajo el peso de arcos cambiantes. Las mismas habitaciones que sirvieron de platós a la adaptación cinematográfica que se realizó de la historia de la familia en 1956, se han convertido en una especie de alojamiento-museo cuyas paredes retratan la evolución del edificio y la vida cotidiana de los Von Trapp como si de un álbum familiar en relieve se tratase.

También el jardín ha sido podado y cuidado para mantener la imagen de moda en la Segunda Guerra Mundial, pero catorce habitaciones dobles (con un precio de 100 euros la noche, desayuno incluido) se mantendrán apartadas de la línea histórico-temática y serán acomodadas con los artilugios imprescindibles para satisfacer las necesidades de los huéspedes.

Construido en 1863 en el que hoy día es uno de los barrios más lujosos de la ciudad -Aigen- sirvió de refugio a misioneros católicos antes de ser expropiada por el partido nazi en 1939. Este escenario idílico pasó a convertirse en el cuartel general de las oscuras SS, dirigidas por la mano de hierro de Heinrich Himmler. Tras la guerra, la mansión les fue devuelta a los misioneros, quienes hace doce años llegaron a un acuerdo con una pareja de empresarios para alquilársela y convertirla en el hotel que regentan en la actualidad.

No obstante, el pasado nazi del edificio no será mencionado en las visitas guiadas que ofrecen a quienes no son clientes del hotel para no enturbiar la impresión pintoresca y encantadora del edificio; aunque los organizadores no lo negarán si lo preguntan y emitirán la correspondiente información sobre ese capítulo negro en la página web del hotel.

Uno de los mejores alojamientos para aquellos que quieren perderse por la música de Austria. Para los que sonríen al encontrarse la escurridiza edelweiss y aún tararean esos cánticos llenos de inocencia que nacieron en una época donde se creyó que la bondad, el amor y la esperanza eran valores que se habían perdido para siempre.

Comentarios 0

Evasión en Twitter