¿Usuario de elEconomista?

Si sales de marcha, todo el viernes es 'happy hour'

Por Evasion | 29/08/2012 - 18:22
copashappyhour.jpg -

El sábado por la noche, cuando vayas de tascas con tus amigos al bar de costumbre y te digan la cuenta, se estropeará una bonita relación camarero-cliente que se llevaba gestando varios años, que ha soportado innumerables peleas y gritos cuando veías perder a tu equipo de fútbol en la tele de la esquina, que ha sobrevivido a pesar del desengaño provocado por no poder cerrar más tarde.

Es lo que tienen los sablazos.

En septiembre llegó el desastre. La 'vuelta al cole' siempre se nos hace cuesta arriba, pero no sabíamos que este año iba a ser más dura de lo que parece. Ya poco pueden hacer los famosos corticoles frente a la inminente subida del IVA el próximo sábado 1 de septiembre, que supondrá hasta un incremento del 18 al 21% del tipo general; y de un 8 al 10% del tipo reducido.

No obstante, algunas marcas se han unido en una peculiar huelga de precios adoptando la decisión de absorber el incremento para evitar que se refleje en la etiqueta y espante a la clientela. Un regate en toda regla a la subida aprobada por el Gobierno para echar un chaleco salvavidas al consumo, que no pasa por su mejor momento. La mayor parte de los abanderados pertenecen a la industria textil, como H&M, una de las marcas más socorridas y populares por el bolsillo ajustado del sector juvenil; el gigantesco Imperio Inditex; Mango; Cortefiel, Pronovias, la cadena de congelados 'La Sirena', LlaoLlao y Pans&Company. Ikea se mantiene neutral manteniendo el precio del 65% de sus productos para que el choque resulte más llevadero y los clientes puedan asimilar con mayor facilidad el cambio. El punto y final de la alineación lo pone Mercadona, quizás para recobrar parte de la confianza del consumidor que perdió cuando tuvo que retirar un surtido importante de cremas de sus estantes.

Las campanadas del viernes no sólo marcan el final de un verano y el comienzo de un curso nuevo, sino también el final de una happy hour en la que vivíamos in saberlo. Ya sabéis: si el viernes por la noche queréis salir de fiesta, no tengáis miedo de ir a compraros ese vestido de Zara tan maravilloso que os enamoró desde el escaparate. Tampoco desperdiciéis la ocasión de tomar una cena desenfadada y saturada de risas con los amigos en 'los 100 montaditos' para ir calentando motores. Pero no olvidéis de reservar entrada y comprar las copas antes de las doce. La frase "barra libre hasta las dos" está en peligro de extinción. Turnaos con los amigos para guardar el sitio en la cola y, cuando lleguéis frente al camarero, que no os importen las miradas al pedir ocho ron-colas y doce cubatas. Eso sí, no tendremos ningún reparo en subir las manos arriba en la pista de baile, aunque más bien nos sintamos atracados antes que devorados por el ritmo.

O si queréis disfrutar del estreno de la semana, 'Abraham Lincoln: cazador de vampiros', esperad al Día del Espectador y decidle a vuestra novia que lleve un saco en lugar de bolso, con el espacio suficiente para meter de contrabando dos latas de Coca-Cola y bolsas de palomitas calentadas en el microondas de casa. E igualmente, sacar un tupper al final de una cena romántica para llevarte las sobras a casa y tener comida para el día siguiente, no estropeará el ambiente de la velada.

Siempre nos quedará el Parque Warner de Madrid, que ha afirmado no incrementar los precios en taquilla. Y en lo alto de la montaña rusa, con el pánico y la adrenalina fluyendo a chorros, somos libres de gritar cualquier despropósito sobre esta subida de precios que está clavando el último clavo del ataud de la cultura en España.

Comentarios 0

Evasión en Twitter