¿Usuario de elEconomista?

Fuentes, la nueva atracción del verano

Por L. Moreno | 11:22 - 14/07/2012
/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentedeltivoli.jpg

La Fuente del Tívoli

Todo un paisaje bucólico rescatado de la imaginación de los poetas.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentedelosninios.jpg

La Fuente de los Niños

Regresa a tu infancia y disfruta chapoteando como un niño en este charco gigante.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fontanaditrevi.jpg

La Fontana di Trevi

La tradición dice que si lanzas una moneda de espaldas, volverás a Roma

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/casacascada.jpg

La Casa Cascada

Haz aquello que no podrías en tu propia casa: surfear por los pasillos.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentebellagiolasvegas.jpg

La Fuente Bellagio

Descubre el lado más refrescante de la Capital del Juego. ¡Viva Las Vegas!

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentedesian.jpg

Fuente de Xi´an

Baila con los chorros de agua al son de las notas musicales.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentecantante.jpg

La Fuente Cantante

Cuando decir que "el agua canta" va más allá de la metáfora.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentehidrofono.jpg

La Fuente Hidrófono

Pensada para los percusionistas amateurs. Salpica a los demás de una forma improvisada.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuenterelojdeosaka.jpg

La Fuente-Reloj de Osaka

El tiempo de la diversión no es eterno. Tu ayuda para no llegar tarde a casa.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuenteinternacionaldeseattle.jpg

La Fuente Internacional de Seattle

Un epicentro de batallas acuíferas en el corazón de la ciudad americana.

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/dundassquare.jpg

La Fuente de Dundas Square

Un pasillo de columnas de agua serpenteantes

/imag/_v3/Evasion/640x450/fuentes/fuentedelarana.jpg

La Fuente de la Rana

Aprende de los sapos y brinca de un lado a otro

Cuando no tienes la playa a mano, sientes claustrofobia en la bañera de tu casa y es la tercera ducha del día, las piscinas y los parques acuáticos son la llamada de emergencia para escapar de la ola de calor.

Sin embargo, existe un plan más refrescante pensado especialmente para los espontáneos que buscan diversión a corta distancia y que no piensan recurrir al peligro del balconning: un chapuzón en la fuente de la plaza.

Y es que, ¿por qué sólo lanzarte al agua cuando tu equipo de fútbol sube a primera división o gana un Mundial? No hay mejor excusa para convertirla en una atracción acuática que ver el termómetro a punto de estallar. Desde aquellas de diseño sencillo en forma de piscina, como la del Oceanographic de Valencia o los impresionantes lagos artificiales del palacio de Versalles, hasta verdaderos manantiales como la fuente del Tívoli en Ovetta, cuyas orillas riegan un paisaje bucólico. Sin olvidar las de corte clásico o romántico custodiadas por la mirada severa de las estatuas que nos recuerdan a otras épocas. Una verdadera exposición de esculturas callejeras en las que apenas reparamos. A veces es necesario un sol cegador para mirarlas con otros ojos.

El entretenimiento estrella para los más pequeños son las fuentes musicales. Monitorizadas por un ordenador que lleva la batuta, los chorros se convierten en una bailarina trasparente que parece danzar al son de la música. Surtidores brotando ininterrumpidamente como palmeras de agua, luces de distintos colores que se encienden cuando suena una nota en concreto o salpicaduras en forma de florituras componen una coreografía capaz de embelesar a los espectadores durante largos minutos. De sobra son conocidas las fuentes de Vasilievsky, en San Petersburgo, las de Bellagio, en las Vegas, o la de Xi´an, en China. Pero en este concierto destacan rarezas solistas como la Fuente Cantante. Quienes tengan ocasión de pasear junto a ella notarán diluirse en sus oídos las melodías de Petr Hapka, Chopin, Mozart, Bach y Gounod, como si una orquesta invisible brotase de la nada para sorprenderle con un exclusivo concierto. Y los percusionistas amateurs podrán improvisar libremente tocando la fuente "hydrófono", con un original diseño a imitación de los tradicionales xilófonos de madera o metal, de la que brotan chorros a distinta altura según la tecla que pulse.

Para aquellos sometidos a un estricto toque de queda, no hay nada como refrescarse en la fuente reloj de Osaka, cuyos surtidores están computarizados de tal forma que el agua brota del suelo marcando la hora.

Pero el tiempo de diversión no acaba, y los que gocen de mayor libertad tienen una cita con su pareja de baile. Después de ver tantas gotas surcando el vacío, saltando en caprichosas acrobacias ¿quién puede resistir el impulso de unirse a ellas? Déjate llevar: las fuentes "splash", aquellas que brotan de las baldosas del suelo, se convierten en las discotecas más refrescantes del verano, y en el escenario ideal para organizar un concurso de camisetas mojadas. La Fuente Internacional de Seattle, el High Park o el Dundas Square de Toronto o la Fuente de los Anillos son los mejores lugares donde puedes saltar entra los chorros o pasear por debajo de arcos y entre largas avenidas de columnas de agua. Un templo consagrado a la diversión.

Aprende de los sapos y brinca en la Fuente de la Rana de California, regresa a tu infancia y juega en la Fuente de los Niños (Kansas), lanza una moneda a la Fontana di Trevi o surfea por las escaleras inundadas de la Casa Cascada, en Derbyshire. Toda una ruta de fuentes para recorrer el planeta chapoteando.

Comentarios 0

Evasión en Twitter