¿Usuario de elEconomista?

¿Una casa DJ?

Por L. Moreno | 10/07/2012 - 18:24
cabecera.jpg -

Su nombre engaña: no esperes una vivienda decorada al más puro estilo hip-hop o con una inteligencia artificial instalada que, en cualquier momento, active un equipo de música con los últimos éxitos que te hacen mover el esqueleto en las discotecas.

Con una estructura base muy sencilla, amplias habitaciones, paredes inmaculadas y vértices abruptos en la fachada, esta residencia de Cascais (Portugal) obra de la empresa ?ida+arquitectos? fue bautizada con las iniciales de sus dueños. Del mismo modo que las parejas enamoradas graban sus iniciales en los troncos, ellos decidieron dejar la huella de su amor en los muros de casa de una forma más indeleble.

 Su esqueleto parte de un patio central que divide la estructura en dos partes a partir de las cuales se distribuyen las habitaciones.

El comedor y la cocina, abiertos al exterior, se ubican en el ala oeste, y los dormitorios principales se dispusieron en el piso superior, en contacto con un amplio balcón que permite disfrutar de las hermosas panorámicas que dibuja la puesta de sol -cubriendo todo el blanco con un manto de fuego- o trasnochar a la intemperie dibujando constelaciones en el cielo. Sin embargo, en contra de lo que se espera, la sala de estar se acomodó en un espacio cerrado para favorecer la privacidad.

La simplicidad que refleja en el exterior, con muros de un blanco cegador que se cortan bruscamente a distintas alturas y en las esquinas otorgándole un aspecto aerodinámico y vanguardista, contrasta enormemente con la complejidad laberíntica del interior. Las escaleras, que nacen de la misma pared, dominan el espacio cruzándolo de arriba a abajo, comunicando habitaciones sin techo -abiertas con vistas al cielo- con sus hermanas del piso superior, favoreciendo tanto la movilidad como la mayor captación de luz natural. Pro que también se consigue gracias a la abundancia de ventanas rectangulares y puertas correderas de cristal, que cubren prácticamente toda la superficie en la que se insertan. Además, gran parte de las habitaciones contienen una abertura en el techo o carecen del mismo, por lo que el azul del cielo se extiende como una carpa natural que ampara a los residentes.

Tendrás la sensación de cobijarte en un refugio lleno de luz, moderno y homogéneo. Un álbum de paredes desnudas que espera ser estrenado.

(imágenes: dezeen.com)

Comentarios 0

Evasión en Twitter