¿Usuario de elEconomista?

Un centro médico como una columna vertebral

Por L. Moreno | 4/07/2012 - 17:58
cabecerahospital.jpg
Vistas al Centro Médico de la universidad de Colombia// Fuente: Diller Scofidio+Renfro

El diagnóstico: moderno, aerodinámico, espacioso y luminoso. Así es el nuevo fichaje de la facultad de medicina de la Universidad de Colombia, el Centro Médico diseñado por la prestigiosa empresa Diller Scofidio+Renfro. No se podía esperar menos de los autores de la New York High Line o el Instituto de Arte Contemporáneo, y ganadores del concurso que se convocó en el 2011 para diseñar la estructura del Borad Museum.

Quienes tengan la oportunidad de trabajar o aprender en sus pasillos se enamorarán del ambiente, la estética y las oportunidades que el centro les ofrece. Y presas de una variante arquitectónica del síndrome de Estocolmo, no querrán trasladarse a otro hospital.

La torre de catorce plantas, cuya forma y abruptos salientes recuerdan a una columna vertebral, parece haberse escapado de una radiografía casi completa, pues la mitad de su estructura se encuentra recubierta por una pared de ventanales que desvela su esqueleto interno: las zonas públicas, los jardines que se abren en las terrazas y en cuadriláteros internos para que médicos y pacientes disfruten de un área de verdor, las cafeterías donde relajarse unos minutos después de realizar el simulacro de un trasplante, las salas de espera cubiertas por paneles de madera y una espiral de pasillos y escaleras que recorren el edificio como un circuito de arterias. Reviviéndolo con una corriente humana que reverbera entusiasmo por enseñar y por saber, y que podrá disfrutar de la luz natural y de vistas a los rascacielos de Manhattan. Un apunte de libertad que les evitará padecer la sensación claustrofóbica de estar todo el día encerrado entre cuatro paredes.

La otra mitad de la estructura se halla cubierta por una piel de placas metálicas firmemente ensambladas. Un caparazón de acero sin heridas ni psoriasis que aisla del exterior y de miradas indiscretas las clases, donde los alumnos toman notas de las lecciones, realizan visus, colaboran en diversos ejercicios de reconocimiento o protagonizan simulacros para poner en práctica lo aprendido.

En estos tiempos en que la crisis del saber ha llenado las aulas de tumores, en los que decir que la generación ni-ni ha tomado las calles es trending topic, inversiones en formación y educación son necesarias para que el conocimiento no se atrofie. El paradigma es este Centro Médico de la universidad de Colombia: un estímulo que, con su calidad y disposición, es capaz de hacer reaccionar las ganas de aprender de cualquier estudiante.

Comentarios 0

Evasión en Twitter
Un error ha ocurrido : 'Operation timed out after 2001 milliseconds with 0 bytes received'