Tatuajes que emiten sonido: lo último en estética tecnológica

Por María Sempere | 16/05/2018 - 11:06

Lo más curioso del mundo de la tecnología son los tatuajes sonoros. La idea se fraguó durante algún tiempo en una Start Up estadounidense y desde el pasado mes de junio se ha convertido en toda una realidad.

Mensajes familiares, canciones, palabras de amor, etc. Todo lo que conlleve sonido es susceptible de poder ser tatuado en la piel, gracias a la tecnología que revoluciona el universo wearable. La empresa Skin Motion es la encargada de lanzar al mercado esta novedad, que ya ha sido solicitada por infinidad de usuarios en el mundo.

Así funcionan los tatuajes con sonido

El funcionamiento de estos tatuajes parece sencillo. Obviamente el tatoo no suena en todo momento, solo se pondrá en acción cuando el usuario quiera escucharlo a través de una app instalada en el smartphone.

En la aplicación del teléfono inteligente se debe grabar el archivo sonoro. Este archivo genera una pista de audio, que un experto tatuador marcará en la piel del interesado. Esto permite que el tatuaje pueda ser escuchado a través de la app móvil gracias a una tecnología de realidad aumentada, que reproducirá el sonido que se ha grabado.

La idea de este tipo de tatuajes con sonidos parte de Nate Siggard, un famoso artista tatuador, que logró grabar en la piel toda una melodía. Con esta premisa en mente nace Skip Motion, una Start Up que ya se ha hecho famosa por sus tatuajes sonoros.

En España es posible tatuarse sonidos en el estudio Sección Aurea de Algeciras. En este centro de tatuajes colaboran con Soundwaves Tatto Network, una empresa rumana que usa una tecnología muy similar a la inventada por Skin Motion. El precio de este tipo de tatuajes sonoros puede variar entre los 250 y 300 euros aproximadamente. Sin duda, es toda una revolución que une el universo físico con la era de la tecnología.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.




Evasión en Twitter