Evasión

La camisa estampada, también en la oficina

Madrid

Como todo lo bueno, las vacaciones comienzan a llegar a su fin. Toca volver a la rutina, a la dieta, al gimnasio y a la ropa del trabajo. La chancla, la bermuda y la camiseta sin mangas deben volver al armario. Sin embargo, durante este final del verano y comienzo del otoño es posible recuperar algunas prendas que han sido protagonistas de las vacaciones como las camisetas estampadas.

Esta temporada la tendencia ha sido marcada por las camisas y polos de rayas en tonos llamativos. Sin embargo, las camisas de flores y de motivos estivales ya se han ganado un puesto en el armario de verano. Son prendas muy llamativas pero que si se eligen bien pueden servir para bien entrado el otoño. La firma de sastrería a medida Tom Black apuesta por una camisa de paisley como una forma de conseguir un outfit desenfadado pero sin perder elegancia.

Jose Manuel Esclapez, director de moda de TomBlack, propone en este vídeo dos formas de llevar una camisa con un estampado llamativo, una más formal y otra más casual. Sin embargo, en ambas alternativas el objetivo es dar protagonismo a la camisa. Es este caso de estampado es paisley y en tonos azules.

La propuesta más formal combina la camisa con un traje gris. Los complementos, tirantes y pajarita, los escoge en un tono similar al azul de la camisa. Por último, apuesta por unos zapatos Oxford negros. La apuesta más casual elige unos pantalones y un cinturón trenzado, ambos en tonos azules. En esta ocasión, la camisa se lleva desabrochada en los primeros botones y un poco remangada. Como complementos, elige un reloj en tonos plata de malla milanesa y unas zapatillas total White, que lleva sin calcetines y con el bajo del pantalón remangado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.