Repleto de arte y luz, abre sus puertas el Louvre Abu Dhabi

Por elEconomista | 11/11/2017 - 6:00
El presidente francés Macron y el arquitecto Jean Nouvel, en la inauguración del Louvre de Abu Dabhi (REUTERS)

Grupo SanJose ha sido el encargado de construir la primera sede del afamado museo fuera de Francia, que pretende tender puentes entre civilizaciones y deslumbra con su arquitectura.

Tras una década desde su anuncio, llega el día que los amantes del arte tenían marcado en sus agendas. El Louvre de Abu Dhabi, el primer museo universal de Oriente Medio, diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, abre hoy sus puertas.

Fue en el año 2007 cuando el Louvre de París, el Gobierno francés y el de Abu Dhabi llegaron a un acuerdo para la realización de lo que hoy es una faraónica construcción, que pretende tender puentes entre civilizaciones. Saadiyat, una isla natural de 27 kilómetros cuadrados de superficie, ubicada a diez minutos del centro de la ciudad de Abu Dhabi, es el lugar que acoge la creación. Grupo SanJose ha sido el encargado de levantar la primera sede del museo Louvre fuera de Francia, con un coste de producción que ha ascendido a más de 660 millones de euros.

De esta manera, este espacio de 64.000 metros cuadrados se posiciona como un pilar fundamental en cuanto a cultura se refiere. El museo está formado por un numeroso conjunto de edificaciones, donde hay repartidas 23 galerías -con más de 9.000 metros cuadrados en las que tiene especial presencia el agua-, un auditorio, una zona de investigación, un museo infantil, tiendas y restaurantes.

Una convivencia de culturas

El espacio cultural cuenta con casi 700 obras expuestas, que realizan un recorrido desde piezas de origen prehistórico hasta obras de arte contemporáneo, -la mitad de ellas procedentes de las propias de su colección y el resto de préstamos recibidos de importantes instituciones culturales francesas, como el propio Louvre de París, el Museo de Orsay o el Centro Pompidou-, entre ellas, hay emblemáticas obras de Leonardo Da Vinci, Monet y Manet, Picasso o Van Gogh.

Esta pinacoteca universal centra su atención en historias humanas compartidas entre civilizaciones y pretende que sus visitantes experimenten un viaje a través de la historia, desde el comienzo de la misma hasta el entorno globalizado en el que hoy vivimos. El viaje por este mundo cultural comienza en el vestíbulo, donde se tratan temas tan actuales como la religión, la maternidad, el papel del individuo y la globalización. Una de las galerías destacadas es la dedicada a las religiones universales, en las que comparten espacio una página del Corán azul, una Biblia gótica, un Pentateuco y textos budistas y taoístas.

El gran oasis de luz y agua

"Quería ofrecer al espectador sensaciones que se han experimentado innumerables veces en la arquitectura árabe", fueron las palabras del arquitecto francés en el año 2016 sobre la cúpula que corona el conjunto arquitectónico. La construcción de ésta, de 180 metros de diámetro y más de 7.000 toneladas de peso, hunde sus raíces en la tradición árabe, donde el arquitecto Jean Nouvel ha realizado una combinación de estilos, para que elementos tradicionales de la cultura árabe convivan con otros más modernos.

La cúpula está inspirada en las hojas de palmera entrelazadas que suelen utilizar en Oriente para cubrir las casas y en las celosías de tipo mashrabiya, propias de la edificaciones árabes, y están elaboradas con metal para conseguir el efecto fusión deseado. No obstante, el arco luce casi 8.000 estrellas de metal con aperturas geométricas, que permiten que los rayos de sol se filtren para ofrecer al visitante "el oasis de luz" que el diseñador buscaba.

La luz y el agua se convierten en los elementos sustanciales de la obra. La situación geográfica del museo, rodeado por el agua del Golfo Pérsico, permite que la luz solar pueda colarse en las hábilmente diseñadas aperturas del techo y reflejarse en el vaivén del agua, para conseguir, así, un radiante espectáculo de formas, luz y sombras.

El grupo español SanJose, a través de un competitivo proceso de licitación, consiguió el contrato de obras del museo en el año 2013, a través de un consorcio que completan Arabtect y Oger Abu Dhabi. De esta manera, la compañía que preside Jacinto Rey ha conseguido dar un paso más en su estrategia de internacionalización.

Con todo esto, la luz del desierto, el agua cristalina y la musicalidad que regala, los olores de Oriente, la combinación de claroscuros y una profunda integración de culturas se unen para crear, como recita su eslogan, el primer museo universal del mundo árabe.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter