El Fundador, la historia de la ambición de un hombre visionario

Por Evasión | 10:10 - 8/03/2017

El Fundador cuenta la verdadera historia de cómo Ray Kroc (Michael Keaton) conoció en 1950 a los hermanos Mac y Dick McDonald, quienes llevaban una hamburguesería en San Bernardino, al sur de California. Impresionado por la velocidad de su sistema de cocina, Kroc visualizó el potencial de la franquicia y hábilmente se fue posicionando para crear el que es, a día de hoy, el conocido y multimillonario imperio de comida rápida.

Un espléndido Michael Keaton (Birdman, Spotlight, Batman), interpreta al inconformista Ray Kroc, mientras Nick Offerman (Parks and Recreation, Fargo la serie) y John Carroll Lynch (Jackie), encarnan a Dick y Mac, los innovadores hermanos McDonald. El reparto lo completan Laura Dern (Jurassic Park), en el papel de la primera mujer de Ray Kroc y Linda Cardellini (Vengadores: la era de Ultrón), en el de la mujer de uno de los primeros franquiciados. Completan el reparto Patrick Wilson en el papel de Rollie Smith, el propietario del restaurante de Minnesota y franquiciado de McDonald, y B.J. Novak en el papel de Harry Sonneborn, el genio financiero cuyas innovaciones comerciales permitieron a Kroc arrebatar el control de McDonald's a los dos hermanos.

La dirección de El Fundador corre a cargo de John Lee Hancock (Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible), y está basada en un guión original de Robert Siegel (El luchador). Una producción de Aaron Ryder, de FilmNation y Don Handfield, de The Combine.

Tras la cámara, un equipo de talentos, habituales colaboradores de Hancock: el director de fotografía nominado a los Óscar John Schwartzman (Jurassic World, Al encuentro de Mr. Banks), el diseñador de producción Michael Corenblith (Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible), el diseñador de vestuario Daniel Orlandi (Jurassic World, Al encuentro de Mr. Banks) y el montador Robert Frazen (Sobran las palabras, Synecdoche, New York).

La historia

Corre el año 1954. Marilyn Monroe acaba de casarse con Joe DiMaggio; Elvis Presley graba That's All Right y Blue Moon of Kentucky para Sun Studio en Memphis; el productor Walt Disney está acabando la construcción de su parque temático en Anaheim, California, y muchos jóvenes se compran una casa en la comunidad de Levittown. En un país en pleno boom económico tras la guerra, un Ray Kroc de 52 años es vendedor ambulante de Multimixer, una batidora de restaurantes de carretera muy popular en los EEUU de posguerra.

Mientras, su atenta mujer Ethel (Laura Dern Jurassic Park), guarda el fuerte en su casa de Chicago. Lleva años apoyándole, pero su inestable vida de emprendedor y sus castillos en el aire están a punto de agotar su paciencia.

El encargo de seis Multimixers desde un restaurante de San Bernardino (California) llama la atención de Ray Kroc. ¿Quién podría necesitar hacer 30 batidos a la vez? Para descubrirlo, viaja hasta California donde se encuentra con Dick y a Mac McDonald, dos hermanos que regentan un famoso puesto de hamburguesas. Durante esta visita descubre un concepto radical -cocina de producción en cadena, un menú escaso pero de calidad- con potencial para triunfar a lo largo de todo el país, de costa a costa, en cada ciudad, como si de iglesias o juzgados se tratase.

Antes de su carrera como restauradores, los hermanos McDonald habían trabajado en Hollywood conduciendo camiones de Columbia Pictures durante la gran depresión. Pero descubrieron los beneficios potenciales de la restauración y abrieron un puesto de perritos calientes en Arcadia. Aquel fue el germen del primer McDonald's.

Este puesto evolucionó en busca de la eficiencia, pasando de un amplio menú de 27 productos a otro que se centraba en los más exitosos: hamburguesas, patatas fritas y refrescos. Trabajaron también en el Speedee Service System, donde la preparación de los alimentos se convirtió en un baile sincronizado de velocidad y eficiencia.

Los hermanos McDonald contrataron a Ray como agente comercial. Al ver el diseño exterior con los singulares arcos diseñados por Dick McDonald, Kroc insistió en que cada franquicia contara con ellos. Los arcos dorados se convirtieron en un símbolo tan reconocible y extendido como una botella de Coca-Cola o una lata de sopa Campbell.

Ray volvió a Chicago y cerró contratos de apertura de decenas de franquicias de McDonald's. En poco tiempo, abrió 13 restaurantes en el Medio Oeste, con grandes planes de expansión. Tras años de duro trabajo, a pesar de que las operaciones comerciales van bien, Ray tiene grandes presiones económicas por su minúscula porción de beneficios. Esto, junto a las frustrantes restricciones de los hermanos, limitaban constantemente el desarrollo de su visión de expansión global.

Es entonces cuando Ray conoce a Harry Sonneborn, un lince financiero que le da un gran consejo: si ve McDonald's como un negocio inmobiliario, podrá cortar lazos con los hermanos McDonald y obtener beneficios, más allá de sus sueños más descabellados. La clave está en comprar terrenos para las futuras franquicias de McDonald's y alquilárselos a los franquiciados. Así los hermanos McDonald quedarían fuera de la ecuación, ya que sus derechos se limitan al interior de los restaurantes, y él obtendría ingresos de forma regular.

Ray puso la astuta idea de Harry en marcha, ganando una millonada en beneficios. En 1961 Ray compró la participación de los hermanos en McDonald's, pasando a ser dueño, presidente y director general de la corporación que con el tiempo le convertiría en leyenda.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0



Evasión en Twitter