El alquiler de veleros, una lujosa opción para pernoctar en Ibiza

Por Evasión | 13/10/2017 - 10:09

El crecimiento exponencial del alquiler de embarcaciones de recreo frente a la compra ha provocado que muchas empresas de producción o distribución de embarcaciones nuevas reorienten su actividad hacia el alquiler. Por ello se está produciendo un 'boom' de nuevas empresas cuyo principal negocio se basa en el alquiler y en la oferta de servicios vinculados al mismo. En este incipiente sector, la compañía española Rumbo Norte propone el alquiler de barcos como solución para pernoctar en islas tan demandadas como Ibiza o Formentera.

El precio medio por el alquiler de un yate, un catamarán o una pequeña embarcación oscila entre los 500 euros y 700 por semana. Igor Ibarguchi, gerente de Rumbo Norte, explica además que el huésped de un barco y no de una suite tiene la posibilidad de dormir cada noche en una cala diferente y despertar cada mañana en las mejores aguas.

Rumbo Norte tiene una oferta variada de veleros de 10 metros a catamaranes de casi 20 metros que se pueden alquilar sin necesidad de saber navegar porque la compañía da la posibilidad de alquilar la embarcación con un patrón profesional. "De hecho, es la fórmula perfecta para iniciarse, con la tranquilidad de ser guiado por nuestros patrones profesionales que no sólo te pueden introducir en el arte de navegar a vela sino descubrirte en exclusiva los rincones prohibidos al resto del turismo", dice Ibarguchi.

En estos momentos, Rumbo Norte explica que tiene una gran demanda del turismo extranjero pero que poco a poco el público nacional está descubriendo la náutica como una alternativa "y con unas ventajas incomparables al turismo tradicional de hotel o apartamento".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter