Azamara Club Cruises ampliará su flota con un nuevo navío en marzo de 2018

Por Evasión | 4/10/2017 - 9:33

La línea de cruceros de lujo de Royal Caribbean Cruises Azamara Club Cruises ha anunciado el aumento de su flota de cruceros con un nuevo buque, el Azamara Pursuit, que llegará en marzo de 2018 para unirse a las dos embarcaciones con las que cuenta esta compañía, el Azamara Journey y Azamara Quest, con entrega en marzo de 2018.

"Estamos encantados de expandir nuestra gama en un 50% y permitir que se puedan visitar más regiones del mundo a través de la adquisición de esta nueva embarcación," ha asegurado Larry Pimentel, presidente y CEO de Azamara Club Cruises. Además, el CEO explica que con este nuevo encargo cumple una sonada petición que demandaban viajeros y países.

La nueva embarcación es comparable en tamaño al Azamara Journey y Azamara Quest, por lo tanto, también podrá permitir visitas a puertos que no sean accesibles al resto de cruceros estándar cuyas envergaduras son mayores. Además, este nuevo buque contará con las renovaciones que recientemente han sido introducidas en el Azamara Journey y Azamara Quest.

Lo cierto, la seña de identidad de Azamara Club Cruises, la línea de cruceros de lujo de Royal Caribbean Cruises, es promover un tipo de turismo acuático destinado a un público exclusivo y de alta gama. La propia compañía cuenta que su objetivo es ofrecer a los pasajeros la experiencia de un hotel boutique en el mar.

Asimismo, los tres buques apoyan el compromiso de la marca de enriquecer la inmersión en destino en todo el mundo, garantizando estancias más largas que permitan a los viajeros vivir experiencias únicas y más completas en todos sus destinos.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter