Las primeras camas dobles a bordo de un avión: así son la Qsuite de Qatar Airways

Por Evasión | 28/09/2017 - 9:21

La aerolínea árabe Qatar Airways ha inaugurado este verano su nueva clase Business 'QSuite', un nuevo espacio dotado de una cama doble para el descanso del pasaje. Por el momento, las QSuite están disponibles solo en los vuelos que conectan el aeropuerto de Heathrow (Londres) con Doha.

Fue en la feria de viajes ITB de Berlín en marzo de 2017 cuando la aerolínea presentó estas nuevas suites privadas personalizables que introducían novedades en los viajes de clase premium como esta cama doble. La aerolínea espera que se vaya introduciendo este nuevo espacio en al menos una aeronave por mes y puedan así ofrecerse en vuelos que conectan ciudades como París y Nueva York.

Otra de las novedades que presenta Qsuites son paneles regulables que separan asientos contiguos gracias a los cuales el pasajero podrá crear un ambiente privado y adecuarlo a sus necesidades. Según el consejero delegado de la empresa, Akbar Al Baker, "nuestro diseño único y patentado es el primero en el mundo en muchos aspectos, desafiando las reglas de la industria, ofreciendo más privacidad a los pasajeros, más opciones y más personalización".

Además, Qatar Airways ha lanzado un nuevo concepto en comida y bebida con sus diferentes menús. Junto con el actual servicio de 'Menú a la carta', la nueva clase business ofrecerá ahora ofrecerá aperitivos para compartir. Un servicio de despertador y desayuno express también estarán disponible.

Por otro lado, la aerolínea también ha rediseñado la interfaz de su sistema de entretenimiento 'Oryx One', en la que el pasajero podrá elegir entre 3.000 de juegos o películas, entre otras cosas.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter