Carlos Moro, el empresario que apuesta por el negocio del vino sin alcohol

Por Evasión | 4/04/2018 - 17:10

El aumento de los controles de alcoholemia, la concienciación sobre mantener un estilo de vida saludable y la mejora de la calidad de las bebidas desalcoholizadas ha provocado que el mercado de las cervezas 0,0 experimente un aumento de ventas y unas perspectivas de negocio muy positivas. El sector vitivinícola parece que no quiere quedarse atrás y espera que el consumo de vino sin alcohol (más allá del famoso champín) se eleve del 0,14% al 1% en "dos o tres años", explica Carlos Moro (64 años), el empresario y viticultor que más está apostando por este tipo de producto.

Este ingeniero agrónomo y master en enología y viticultura entiende que la demanda actual de vino sin alcohol es limitada por falta de conocimiento del producto, pero añade que en el momento de que se extienda el conocimiento, el consumo se disparará. Cuando eso ocurra, en España se consumirán unos 9,8 millones de litros de vino sin alcohol al año, casi siete veces más que ahora, cuando se consumen 1,4 millones de litros anuales, afirma en una entrevista con EFE.

Bodegas Carlos Moro

Moro es un experimentado empresario y bodeguero que ha creado diez bodegas. La primera de ellas Matarromera, en Valbuena de Duero (Valladolid), en 1988 a partir de una empresa familiar y otras nueve más, siete en Castilla y León, una en la Rioja y otra en Galicia. Sus bodegas facturan unos 26 millones de euros anuales y producen al año unos cinco millones de botellas de vino de distintas denominaciones de origen: Ribera de Duero, Rueda, Rioja, Toro y, más recientemente, desde enero, Albariño.

La incursión de este empresario en el campo del vino sin alcohol se produjo en el año 2008 cuando lanzó al mercado Emina sin alcohol, el primer vino tinto y clarete que se produjo en España desalcoholizado, que tres años más tarde pasaría a llamarse Win.

Casi una década después, Carlos Moro asegura que su producto ha "evolucionado mucho", hasta el punto de que en alguna de las catas enoturísticas que organiza, en las que se introduce alguna vez por sorpresa vino sin alcohol, aproximadamente "el 50% de los catadores" no se percatan de que se trata de un vino desalcoholizado, explica. Actualmente, la etiqueta Win tiene hasta siete variedades de vino sin alcohol o con bajo contenido en alcohol: blanco frizzante, tinto frizzante, tinto crianza, blanco espumoso y blanco verdejo.

Cómo se produce un vino sin alcohol

En 2011, este empresario puso en marcha una Planta de Deconstrucción Molecular en Valbuena de Duero (Valladolid), que se encarga de eliminar el alcohol del vino natural en su totalidad hasta dejarlo en 0 grados, y se convirtió así en "un referente mundial" en investigación e innovación en este campo, afirma.

Esta planta tiene capacidad para producir hasta 9,5 millones de botellas de vino al año, es decir, diez veces más de lo que produce en la actualidad. Actualmente, Carlos Moro exporta el 65% de la producción del vino Win a una veintena de países, entre ellos Suecia, Finlandia, Canadá y el Reino Unido. Este último tiene un mercado "floreciente" y donde recientemente, en virtud de un acuerdo junto con otro productor español, ha producido 350.000 botellas para la marca Tesco.

El proceso de elaboración del vino desalcoholizado comienza en el viñedo, el objetivo es obtener una uva con un bajo grado alcohólico probable. Posteriormente, cuenta vinos Win, la uva es sometida a una vinificación que permite obtener un vino de elevada aromaticidad y un bajo grado. Una vez obtenido el caldo, entra en la Planta de Deconstrucción Molecular donde se separan los aromas y el alcohol del resto de componentes del vino. Un proceso denominado Columna de Conos Rotatorios que minimiza el riesgo de pérdida de componentes aromáticos en el vino y se extraen los aromas y el alcohol. Finalmente, se realiza una reconstitución organoléptica, mediante la cual se devuelven los aromas al vino de partida.

El resultado final es un vino, aseguran sus productores, que mantienen todas las propiedades beneficiosas para la salud del vino original, al contener polifenoles, antocianos y antioxidantes. Y se dirige a "personas a las que no les gusta o no toleran el alcohol, personas que no pueden consumir alcohol por prescripción médica, personas preocupadas por el consumo de calorías o personas con gusto por lo natural y lo saludable".

España marca tendencia con su vino azul: el dinero está en el alcohol dulce

La innovación se está abriendo paso en la industria del vino a la caza de nuevos consumidores, especialmente jóvenes y mujeres, segmentos clave para potenciar las ventas. A juicio de Vinissimus, líder de venta de vino español por Internet en Europa, la tendencia que más marcará al sector este año es la apuesta por el vino azul, un tipo de bebida que cuenta en e-commerce con 14.000 referencias y 85.000 clientes en toda Europa.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

1
05-04-2018 / 08:34
luk
Puntuación 1

Esto ya ha existido toda la vida y se llama Mosto, y nos intentan ahora engañar con bobadas, exclusividades y modas.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter