Trufas, ¿pero por qué son tas caras?

Por María Sempere | 11:23 - 11/02/2018

La trufa es un alimento considerado de lujo, debido a los elevados precios que puede llegar a alcanzar este hongo en el mercado, sobre todo si se trata de trufa negra, la variedad más apreciada.

Este es el motivo por el que la trufa está presente en los grandes restaurantes del mundo y es uno de los productos más demandados por los clientes más exclusivos. Este perfil de cliente no duda en degustar este manjar cuando le es posible, independientemente del precio que tenga que pagar por él.

Pero ¿cuál es el motivo del elevado precio de la trufa?

Sabor y aroma único

La trufa tiene un sabor, textura y aroma muy característico, único e irrepetible. Este manjar es perfecto para combinar con determinados platos, ya que tiene la particularidad de darles un toque de gran elegancia, que encanta a los paladares más sibaritas. No existe ningún otro producto de sabor similar y este es uno de los motivos de su alto coste.

Entre las diversas formas de utilizar la trufa en la alta cocina destaca su uso como condimento de ensaladas, sopas y cremas. Según los chefs más prestigiosos, condimentando estos platos con un poco de trufa se consiguen resultados impresionantes.

Condiciones de cultivo muy concretas

Uno de los motivos principales por los que la trufa es tan cara es porque para que prolifere se tienen que dar unas condiciones muy concretas, tanto climatológicas como de terreno, y muy pocas zonas de España aúnan estas condiciones, lo que contribuye al encarecimiento del hongo.

Este hongo necesita de un clima fresco y lluvioso, y de terrenos áridos y calizos. Teruel y Burgos son áreas donde se dan estas condiciones y donde se recolectan las mejores trufas de la península.

Debido a estas condiciones climatológicas concretas hay años, como este, en el que no se han registrado muchas lluvias, así que los expertos auguran una recolección menor del hongo, y ya han anunciado que su precio será más elevado esta temporada puesto que no se recogerán tantas como en otras ocasiones.

Especial recolección

Es cierto que ya existen empresas dedicadas a la truficultura, pero las trufas más codiciadas son las salvajes. Para encontrarlas existen perros adiestrados, e incluso cerdos, que las rastrean y las marcan para que puedan ser recogidas. Esto es así porque la trufa crece normalmente en el subsuelo, bajo determinados árboles y plantas, ya que se asocia con las raíces de estos árboles, como encinas y robles, para desarrollarse. Esta dificultad añadida a la hora de recolectarla también influye en el precio final.

Sin duda, la trufa es un alimento premium, solo apto para unos pocos. Sin embargo cada vez es mayor el número de personas que deciden probarla para descubrir su increíble sabor, aunque tengan que pagar más de lo normal para hacerlo.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter