SodaStream, la máquina que convierte el agua del grifo en 'champán'

Por Evasión | 4/12/2017 - 9:56

La compañía alemana SodaStream presenta para esta campaña de Navidad una nueva bebida, Sparkling Gold, que mezclada con el agua carbonatada obtenida de la máquina da un resultado similar al champán.

Este nuevo brebaje está pensado para contener un 10% de alcohol por volumen si se prepara utilizando la proporción de mezcla recomendada: 1 parte del concentrado por 5 partes de agua con gas. Presentado en una preciosa botella de cristal dorado de 200 ml, la mezcla da para 12 vasos. Y la preparación es en segundos, solo hay que mezclar en un vaso las proporciones recomendadas.

De sabor seco y afrutado, SodaStream asegura que su bebida es ideal para "disfrutar de buenos momentos después del trabajo, de una noche de chicas o para compartir con un ser querido". Además, según un estudio de mercado independiente encargado por la empresa concluyó que en Alemania el 76% de los encuestados disfrutaban del sabor de "Sparkling Gold" de SodaStream tanto o más que del de las marcas de champán francés, "Moët & Chandon" y "Veuve Clicquot".

"SodaStream está cambiando la forma en la que la gente bebe. Millones de personas en todo el mundo disfrutan usando SodaStream para transformar el agua corriente del grifo en refrescante agua con gas con solo tocar un botón", dijo Daniel Birnbaum, consejero delegado de SodaStream. "Estos concentrados divertidos y excitantes ofrecen a un mayor número de usuarios la posibilidad de disfrutar e incluso permitirse estas bebidas festivas durante el periodo navideño... ¡salud!", añadió.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter