Balblair: un wiski gourmet de lujo de gran tradición escocesa

Por María Sempere | 9:50 - 6/11/2017

Hablar de licores de lujo es hablar de wiskis. Algunas de las destilarías que producen las bebidas más exclusivas, siguen tradiciones centenarias en la fabricación y maduración de sus licores. Este es el caso de Balblair, una destilería de gran tradición escocesa que lleva cientos de años ofreciendo la máxima calidad.

La historia de Balblair es, cuanto menos, singular. La empresa vio la luz a finales del siglo XVIII, de la mano de John Ross, quien mantuvo la destilaría en manos de su familia hasta finales del siglo XIX, cuando fue adquirida por un empresario de la zona.

Balblair está ubicada en la costa este de Escocia, en una localidad con muchísimo encanto, conocida como Dornoch Firth. Desde hace más de 200 años, esta destilería ofrece wiskis de máxima calidad a clientes de todo el mundo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la destilería estuvo controlada por el ejército, debido a que tras la crisis económica el propietario no pudo mantenerla a flote. Pero, ya en el siglo XX, la adquirió un grupo inversor, conocido como Inver House Distillers.

Los nuevos propietarios decidieron darle un toque mucho más exclusivo al nuevo concepto de Balblair, creando un wiski de lujo que apuesta por la maduración premium, para conseguir productos exclusivos. El wiski más caro es conocido como el Balblair Vintage de 1965, que cuesta algo más de 2000 euros por botella. Este exclusivo producto solo tuvo una producción de 350 botellas. No obstante, la destilería tiene otras referencias de mucha calidad a precios más asequibles.

Actualmente, la destilería escocesa sigue recurriendo a los valores de producción artesanos que ofrecen los mejores wiskis, pero adaptándose a los tiempos modernos. Para ello, cuentan con la tecnología más puntera en el sector de los destilados.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter