Dans le Noir, una cena en completa oscuridad (literalmente)

Por Yago Gantes | 7/08/2017 - 9:36

La cadena de restaurantes Dans Le Noir, con una trayectoria internacional de más de 13 años, ha llegado a Madrid con su propuesta tan original: experimentar una comida en la más estricta oscuridad al tiempo que conciencia sobre las personas invidentes. Este oscuro restaurante está servido por personas ciegas que cambian de papel y se convierten en guía de las personas videntes.

Ni a la luz de una pequeña vela, ni en semitinieblas. En Dans Le Noir el comensal disfruta de un delicioso menú degustación en la más completa oscuridad. El tacto, el gusto y el olfato se vuelven esenciales para primero tener claro dónde se encuentra el plato, lo cubiertos o la copa. Y segundo descubrir qué se está comiendo o bebiendo porque es un absoluto secreto e incluso un reto: "9 de cada 10 personas son incapaces de distinguir el vino blanco del tinto o el rosado", asegura Maite Sutto a Evasión.

La idea de esta experiencia culinaria nace en el año 2004 en París de la mano del empresario francés Eduard de Broglie que se sirve de la ayuda de la asociación de invidentes Paul Guinot que ya organizaba cenas en la oscuridad desde 1999 para sensibilizar al público sobre la discapacidad visual. Maite y Chistophe Sutto, los responsables de que esta propuesta haya llegado a Madrid, aseguran que más que un restaurante "es una experiencia sensorial y humana única" y esperan que sea tan exitosa como el resto de establecimientos de la cadena.

En esta andadura madrileña, Maite y Chistophe han firmado un convenio con la ONCE para contratar al equipo de camareros-guías invidentes o con deficiencias visuales que se encarga de atender al comedor. Y han contratado al chef gallego Manuel Núñez Túnez, conocido por su paso por el programa Top Chef, para elaborar un menú que juega con texturas, sabores y referencias.

Así, los comensales ciegos de Dans Le Noir, después de informar sobre alergias o intolerancias alimenticias, irán descubriendo una cocina que combina tradición española e internacional con influencias de la gastronomía francesa y todo a través de sabores verdaderos y naturales procedentes principalmente de productos frescos. Los responsables de este restaurante tienen el objetivo de transportar a sus clientes a un viaje iniciático a través de los sentidos, especialmente el gusto, el olfato y el tacto, y que abra el espíritu a nuevas sensaciones e inquietudes.

Además de esta experiencia gastronómica, Maite y Chistophe Sutto y el proyecto empresarial que defienden ahora en Madrid quieren demostrar que se puede "integrar a personas con cualquier tipo de discapacidad en el mundo laboral, no por su discapacidad sino por sus capacidades" y que una empresa empleando una gran proporción de personas con cualquier tipo de discapacidad puede ser tan eficaz y rentable como cualquier otra: "Es un modelo económico viable", Maite.

En la parte más humana los responsables de Dan Le Noir Madrid aseguran que "trabajar cada día con personas con discapacidad nos da una gran lección de vida y de tolerancia".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter