La tarta de Iniesta: una cascada de rosas

Por El Economista | 10/07/2012 - 15:34
iniesta-tarta.jpg -
La tarta de Andrés Iniesta// Fuente: ABC

Ceremonia en un castillo en los acantilados, la novia con un vestido precioso, el novio -todo un partidazo-nervioso y emocionado... Andrés Iniesta y su mujer Anna Ortiz se estrenaron como recién casados el pasado fin de semana con una boda de cuento. Ya son marido y mujer, y tienen toda una vida por delante para vivir felices y comer perdices.

Aunque no fueron las perdices las protagonistas del banquete nupcial, sino el postre: una tarta bañada por una cascada de dulces rosas de azucar cuyos vivos colores destacaban sobre la blanca cobertura del pastel. Una gigantesca y empalagosa mole de cinco pisos, obra y gracia de los reposteros de Farga, que cautivó con su aspecto a los gourmets más románticos. Antes de que los novios la cortaran y las porciones se distribuyeran entre los setecientos platos, los presentes ya la habían devorado con la mirada. Incluso los culés más duros demostraron que no tienen el estómago de piedra y se rindieron a sus encantos, incapaces de resistirse a su sabor esponjoso y el aroma a chocolate.

Sin embargo, pese a ser la protagonista estrella del convite, encontró algunas críticas por su presentación: que si demasiado pomposa, que si demasiado empalagosa, que si demasiado recargada... ¿Vosotros qué pensáis?

Comentarios 0

Evasión en Twitter