La Navidad ha llegado al hotel la Vella Farga con un árbol de cuatro metros

Por Evasión | 7/12/2017 - 9:19

Un gigantesco árbol de Navidad de 4 metros de altura da la bienvenida al huésped en el acogedor hotel de lujo La Vella Farga, ubicado en la comarca del Solsonés, en medio de un paraje natural espectacular a los pies de los Pirineos catalanes. Esta antigua masía del siglo XI se ha vestido de fiesta y luce sus mejores galas para recibir la Navidad.

Las velas, estrellas, guirnaldas, ramas de acebo o flores de pascua protagonizan la decoración navideña de esta antigua edificación de 1.036, donde los viejos establos y la bodega han dado paso a un precioso hotel con encanto que conserva los elementos y estructuras originales, como la arquitectura de piedra, los contrafuertes y los suelos de madera.

Tras una reconstrucción que culminó en 2015, la antigua edificación que data del año 1.036, los establos y la bodega han dado paso a un hotel que conserva estructuras originales como la arquitectura de piedra, los contrafuertes que apoyan los gruesos muros y los suelos de madera. También destacan algunos elementos concretos como un armario de 1784, una bañera de mármol de 1900 o un retablo barroco que preside la cama en una de las habitaciones. Las labores de interiorismo han mantenido este estilo rústico con piezas obtenidas en anticuarios que se han combinado con otros elementos de estilo contemporáneo.

Las habitaciones son luminosas, cómodas, tranquilas y con vistas espectaculares a la naturaleza. De entre 23 y 38m2, algunas tienen terraza, porche o incluso jardín privado. Además, cada una está decorada y amueblada de manera diferente y ?es el resultado de una perfecta harmonía entre una arquitectura medieval, suelos de madera y amplios baños?, explican los responsables del hotel.

La Penthouse Pubilla es la suite principal del hotel. Un ático de 60 metros cuadrados y un porche de 20 que ocupa toda la planta alta de la casa. Esta dotada de chimenea, una cama doble King Size, une televisión satélite de 40? y servicio de habitaciones.

En los exteriores de La Vella Farga se encuentra una piscina desbordante climatizada con vistas al inmenso paraje verde que rodea la finca. El jardín es un espacio verde que combina a la perfección con el entorno natural que rodea a este hotel. Respecto a las gastronomía, el Restaurante de La Vella Farga ofrece una propuesta gastronómica basada en una cocina de autor, atrevida y con productos de proximidad.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter