El 'castillo en el cielo' de Manhattan, en venta por 110 millones

Por Evasión | 5/10/2017 - 11:34

El lujoso ático del emblemático rascacielos Woolworth, en Manhattan (Nueva York), ha salido al mercado por 110 millones de dólares. Bautizado como 'el pináculo', esta propiedad es una residencia de cinco pisos que reina sobre el Bajo Manhattan como un castillo en el cielo. "Esto es lo más parecido a tener un castillo en la ciudad de Nueva York", dijo Ken Horn, el desarrollador.

El edificio Woolworth es un rascacielos de 241 metros de alto y 58 pisos de estilo neogótico que en el momento de su inauguración, en 1913, se convirtió en la estructura más alta del mundo. Diseñado por Cass Gilbert, el ático del edificio comienza a partir de los 200 metros y destaca por su color verde y revestimiento de cobre.

Alchemy Properties ha sido la compañía encargada de reformar y preparar esta propiedad para su venta porque antes era una especie de almacén de las oficinas que estaban en el piso inferior. La principal acción de esta compañía ha sido crear seis nuevas ventanas para mejorar la ventilación y la iluminación. Para esta acción, tuvo que pedir permiso a la Comisión Preservación de Lugares de Nueva York. También, se reemplazaron 3.500 piezas de terracota dañada en la fachada.

El interior de 900 metros cuadrados está prácticamente vacío para que el comprador decida no solo sobre la decoración sino también sobre la distribución y el número de habitaciones o cuartos de baños. El ático sí cuenta con un observatorio de 37 metros cuadrados y una altura de 219 metros que garantiza unas vistas de 360º y permiten ver desde World Trade Center hasta el horizonte de Nueva Jersey.

Este ático es la propiedad más cara de los 33 apartamentos que se sacaron al mercado en 2014. Y de venderse a este precio, podría ser el apartamento más caro jamás vendido en el centro de Nueva York. Por el momento, el título lo ostenta una vivienda en el rascacielos One57 que se vendió por 100 millones de dólares.

Los propietarios de la Woolworth tienen acceso a una serie de servicios exclusivos como un balneario con sauna e hidromasaje, un gimnasio, una bodega con sala de degustación y una gran piscina en el sótano. Además, los pisos inferiores se han reservado para el uso comercial.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter