Así transformó Lenny Kravitz una chabola en una mansión millonaria

Por Evasión | 2/10/2017 - 13:10
Imágenes Remax

El exterior no siempre es lo que parece y siempre hay que mirar más allá del envoltorio. La casa que el rockero Lenny Kravitz rediseñó en pleno barrio francés en Nueva Orleans, EEUU, es un ejemplo de ello porque a pesar de mantener una fachada casi destartalada esconde un interior de lujo.

Esta pequeña y modesta vivienda fue levantada por una familia afroamericana en el siglo XIX y se ha mantenido en pie hasta que la adquirió Lenny Kravitz en 1994 y la convirtió en la propiedad que es hoy. Una mansión que precisamente mantiene su fachada del siglo XIX pero que alberga unos interiores de lujo.

El artista norteamericano redecoró la propiedad apostando por un estilo extravagante y recargado que él mismo denominó como 'bordello modern'. Así, el interior destaca por unas paredes y suelos oscuros, unos estampados psicodélicos en paredes y tapizados, y por la utilización de materiales nobles como la madera de alta gama y el mármol. La casa tipo dúplex de 185 metros cuadrados cuenta con un dormitorio, dos baños, un gran espacio multiusos y una terraza.

Estas reformas permitieron a Lenny Kravitz vender en el año 2012 la casa por 655.000 dólares al arquitecto Brian Swier, famoso diseñador de salas de conciertos de Nueva York. El portal inmobiliario idealista.es informa de que esta propiedad terminó vendiéndose por por 1,05 millones a Julie Smolyansky, consejera delegada de la marca de yogures Lifeway.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

1
02-10-2017 / 20:04
pakita riko
Puntuación 1

Leni te como tol naboooooo

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter