Se vende la herencia Rockefeller: 22 millones por su casa de campo

Por Evasión | 13/09/2017 - 11:12
Imagen: Houlihan Lawrence

La ingente herencia que dejó el multimillonario y magnate de los negocios David Rockefeller tras su fallecimiento a los 101 años en marzo de este año ha comenzado a venderse. El portal inmobiliario Houlihan Lawrence tiene a la venta por 22 millones de dólares Hudson Pines, la casa de campo neoyorquina de la familia Rockefeller.

Ubicado en la pintoresca aldea de Pocantico Hills, condado de Westchester (Nueva York), esta propiedad cuenta con una finca de 75 hectáreas con vistas al río Hudson y una residencia principal de 11.343 metros cuadrados distribuidos en tres plantas que fue diseñada por el arquitecto Mott Schmidt. De hecho, muchos consideran esta propiedad como la mejor de Schmidt porque refleja una sutil reformulación del clásico que llega hasta la actualidad.

En la planta baja se encuentra la sala de estar y un comedor con amplias vistas al jardín y acceso a una terraza privada. También en esta planta se encuentra la cocina, una gran biblioteca con chimenea, un despacho con chimenea y un baño completo. El acceso al resto de plantas se hace a través de la gran escalera central o en ascensor.

El segundo piso cuenta con la suite presidencial con balcón privado, baño y vestidor con armarios empotrados. Y cinco dormitorios más con baños completos. En el tercer piso, por su parte, hay tres dormitorios más con tres baños. Y en el sótano cuenta con una bodega, salas de entretenimiento y áreas de trabajo.

El exterior destaca por los amplios jardines y bosques "que recuerdan a las creaciones de Capability Brown de Inglaterra", explica la inmobiliaria. Se complementan con una piscina redonda climatizada, una zona de espectáculos y una casa de la piscina con 3 dormitorios y galerías con invernaderos, entre otras estancias.

Houlihan Lawrence cuenta que esta propiedad diseñada y construida por Mott Schmidt en 1938 para Abby Rockefeller Milton, le hermana de David Rockefeller, que más tarde sería comprada por el propio David y su esposa en 1946. La inmobiliaria también cuenta como el matrimonio David Rockefeller crió a sus hijos entre sus propiedades en la ciudad de Nueva York y esta casa de campo.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter