A la venta esta espectacular vivienda californiana que parece estar suspendida sobre el mar

Por María Sempere | 10:17 - 16/06/2017

Tener la oportunidad de vivir en una de esas magníficas mansiones de California es algo a lo que muy pocos pueden aspirar. Pero, si a la espectacular mansión le sumamos la inmensidad del océano y los acabados más lujosos del momento, todo se convierte en una maravilla para los sentidos.

En la localidad de Laguna Beach, una pequeña ciudad ubicada en el Condado de Orange (California) y fundada en 1927, se alza esta espectacular mansión, que parece estar suspendida sobre el océano.

Un acantilado es el que permite el efecto óptico. No obstante, la vivienda ofrece unas imponentes vistas de toda la bahía y algunas de las terrazas se alzan por encima del mar, lo que genera un efecto de vivienda flotante.

La casa, fue una obra del prestigioso arquitecto Pal McClean, quien aprovechó lo que podía aportar el acantilado para diseñar una de las obras maestras de la arquitectura moderna. Totalmente construida en acero y cristal, cuenta con unas vistas impresionantes desde cualquier habitación. La sensación es similar a la de estar navegando en un yate de lujo.

Entre los extras de esta espectacular mansión está el garaje que, a través de una plataforma elevadora, mantiene a los lujosos coches como si estuvieran en un museo. Los amplios ventanales de la vivienda y los acabados de lujo son los que harán que su nuevo propietario disfrute de una vida perfecta. El precio de la casa es de casi 15 millones de dólares, algo más de 13 millones de euros.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter