Caprichos

La nueva escuela rusa: oligarcas preparando al próximo Putin

Como parte de un esfuerzo para involucrar a más líderes empresariales rusos en la educación de los jóvenes talentos del país, el presidente Vladimir Putin ha compartido una charla televisada con algunos alumnos de la escuela en Sirius, un centro educativo que Putin estableció en Sochi después de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 con el respaldo de múltiples multimillonarios. El objetivo del Gobierno es que el país sea capaz de ofrecer una educación de élite al nivel de las grandes escuelas de Gran Bretaña o Suiza.

La primera piedra de esta estrategia fue promovida por el Kremlin cuando fundó en el año 2014 la escuela Sirius que dirige a 600 estudiantes excepcionales por mes a través de cursos intensivos en toda clase de materias, desde física y codificación hasta ajedrez y ballet. "Cuanto más inteligentes y educadas son las personas, menos agresivas son", dijo Putin. Además, el nuevo escenario geopolítico de presión contra Rusia por parte de EEUU y Europa ha provocado que un creciente número de magnates rusos saquen a sus hijos de escuelas occidentales y pongan dinero en proyectos privados que contribuyan a la política de Putin de revertir un declive en clasificaciones académicas nacionales.

Algunos ejemplos de esta nueva apuesta son las escuelas privadas emprendidas por Herman Gref, jefe de la caja de ahorro estatal Sberbank, y su esposa. O la inaugurada por el multimillonario Suleyman Kerimov Zarechenskaya Shkola y el magnate del transporte Nikita Mishin Novaya Shkola. Sin embargo, ninguna de las 135 escuelas privadas que surgieron desde 2014 puede compararse con Letovo School, la institución académica creada por el del fundador de Ros Agro Plc, Vadim Moshkovich, que con una inversión de 200 millones de dólares se inaugura a las afueras de Moscú este otoño.

Así es Letovo school

Moshkovich, quien envió a sus dos hijos mayores a la Universidad de Stanford, dijo que lo que hace que su escuela sea única, aparte del precio, es que gente rica como él no la puede 'comprar' para sus hijos. De hecho, su hijo menor no será admitido a menos que pase el examen de ingreso que se califica a ciegas. "No estoy construyendo una escuela para hijos de funcionarios, de empresarios o oligarcas", dijo Moshkovich en una entrevista. "La educación es el factor clave en el mundo moderno y quiero que Rusia sea competitiva. Esto es para el alma y para el país".

Moshkovich, de 50 años, que hizo su fortuna en azúcar y carne de cerdo, se retiró del Senado en 2014 para centrarse en la educación. Espera que los métodos que está desarrollando en Letovo estimulen las reformas en todo el país. Su escuela ofrecerá a los estudiantes un diploma ruso y un certificado de International Baccalaureate, una organización sin fines de lucro suiza con un plan de estudios que dice "prepara a los estudiantes para tener éxito en un mundo donde los hechos y la ficción se funden en las noticias".

Letovo está inspirado en las mejores instituciones internacionales del mundo, con un consejo de expertos compuesto por diferentes colegiados que entienden la importancia de la atmósfera en el aprendizaje como Winchester College en el Reino Unido, Montgomery Bell en los EE. UU. Y Raffles en Singapur, dijo Moshkovich.

Su campus de 80 millones de dólares incluye dormitorios, canchas de tenis, un campo de fútbol, una pista de atletismo, un arroyo y un lago artificial bordeado por un bosque de pinos. La matrícula costará alrededor de 20.000 dólares al año, la mitad de lo que cobra una escuela británica comparable, pero los padres que no pueden pagar la cantidad total serán elegibles para las subvenciones.

"No hay otro proyecto como este en Rusia", dijo Valentin Shchukin, el fundador de Albion, una compañía en Moscú que ha estado ayudando a los rusos a colocar a sus hijos en escuelas británicas durante dos docenas de años. Shchukin dijo que Letovo puede cambiar las reglas del juego no solo para su industria sino también para el sistema ruso en general. Todos los que están interesados en la educación están observando muy de cerca porque su éxito puede estimular más inversión, dando a los padres incluso más opciones de educación doméstica, dijo.

Letovo ya está recibiendo solicitudes para el 1 de septiembre, cuando recibirá a 170 estudiantes en los grados siete a nueve. Una vez que esté en pleno funcionamiento en 2020, Moshkovich dijo que alrededor de 1.100 estudiantes de séptimo a undécimo grado recibirán instrucción de 160 de los mejores educadores que el dinero pueda comprar, incluidos 60 extranjeros. "Ya he cumplido mis ambiciones en los negocios, no podré gastar el dinero que he ganado", dijo el multimillonario. "Mi objetivo ahora es proporcionar a los niños rusos una educación de primer nivel".

La educación en Rusia

Reanudar el sistema educativo después del fracaso del comunismo sigue siendo un trabajo en progreso. Críticos como Moshkovich, que obtuvo su título de posgrado en el Instituto de Radio, Electrónica y Automática de Moscú, dicen que la baja moral y la falta de fondos -incluso los mejores maestros pueden ganar menos de 250 dólares por mes- son solo parte del problema. Dicen que las escuelas primarias y secundarias estatales todavía confían demasiado en la memorización y las pruebas estandarizadas, y no hacen lo suficiente para alentar el pensamiento crítico y creativo.

La primera nación que llegó al espacio se está quedando atrás en material como matemáticas y ciencias. Los niños rusos de 15 años se sitúan en el puesto 32 de los 72 países en el examen PISA, muy por detrás de Estonia, una ex república soviética. Y el Banco Mundial advirtió en noviembre que el bajo gasto gubernamental en educación y salud en Rusia puede poner en peligro tanto el crecimiento económico como el bienestar de la población.

Cómo, cuándo y cuánto cuesta entrar en los colegios más caros de España

Los colegios británicos, americanos e internacionales están a la cabeza de las enseñanzas escolares más caras de este país. Tener a un hijo entre el alumnado de instituciones como el International College Spain o The British School of Barcelona puede suponer un gasto anual que ronda las 10.000 euros. La contrapartida, además de un bilingüismo real, es una enseñanza comprometida con el alumno, con su familia y con unos valores que se asimilar al éxito, la innovación o el talento. Pulse aquí para conocer algunos de los colegios más caros de España. 

Cómo entrar en el colegio más caro del mundo: Le Rosey

Esta prestigiosa escuela fue fundada por Paul-Émile Carna en 1880 en las propiedades del Castillo du Rosey en el pueblo de Rolle, cantón de Vaud (Suiza), y desde entonces se ha posicionado como el referente académico de las monarquías europeas. Conocida como 'la escuela de los reyes', algunos de los exalumnos de esta escuela son el Rey Juan Carlos, Fayd II de Egipto, Rainiero III o Marie-Chantal, princesa heredera de Grecia. Pulse aquí para saber qué se necesita para entrar en el colegio más caro del mundo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado