Objetos de lujo con dientes y cabello humanos: retrato de la voracidad financiera

Por EFE | 11:04 - 7/12/2017

El dúo artístico Fantich & Young define a los seres humanos como depredadores en lo más alto de la cadena alimenticia y, para reflejarlo, se vale de una serie de artículos de lujo con incrustaciones de supuestos dientes y cabello humano.

Su instalación "Apex Predator" transforma la galería Barrett Barrera Projects del barrio miamense de Wynwood en una boutique de alta gama en la que el visitante puede dar con zapatos marca Jimmy Choo con suelas de dientes humanos, calzado de bebés con similar detalle, bolsos de cabello humano y hasta juguetes sexuales revestidos también de molares y caninos.

Esta muestra que se inaugura dentro de la Semana del Arte de Miami está cruzada por la noción evolutiva de la selección natural del biólogo inglés Charles Darwin. "Hablamos de jerarquías sociales, competencia, ganadores y perdedores, invasores e invadidos, acusados y acusadores; y las zonas grises de en medio", asevera Young en medio de afiches con fotos de las obras en exhibición, rubricadas con el eslogan "Una opción de estilo de vida".

La muestra tiene su inspiración en la crisis financiera del año 2008 y los objetos en exposición-venta, cuyos precios van de los 2.000 a los 45.000 dólares, pretenden poner de relieve la impunidad con la que operan los banqueros, para los artistas los más claros ejemplos de "Apex Predators". La exhibición, por tanto, es una mirada crítica, y a la vez satírica, de las grandes entidades financieras, que salieron casi indemnes de la Gran Recesión de 2008.

"En Estados Unidos, la única vez que se ha hablado de socialismo ha sido cuando el socialismo ha beneficiado a los ricos", señaló con ironía Young, quien resaltó que la economía de libre mercado es el entorno en el que solo los más fuertes sobreviven.

Las mascaras, los bates de béisbol, los vibradores y hasta un gramófono en exposición, todos recubiertos de dientes que en realidad son prótesis, según reveló Fantich, "subvierten los métodos de la industria de la moda" con el afán de atraer a esos "clientes con gusto por el poder y la exclusividad", ahonda.

Explican los artistas que todos los artículos pretenden generar resonancias de la "paralela evolución natural y social" que vive la humanidad, y con un halo de ritual y ceremonial, en la que "todos estos materiales son como trofeos", señaló Fantich, en un concepto que han dado en llamar "Darwinian Voodoo".

Al fondo de esta galería reconvertida en boutique reposan dos esculturas de tamaño natural, "Mujer y Hombre Superhumanos", con vestidos hechos con cabello humano, calzado de lujo y, en el caso de ella, una corona elaborada con partes de una columna espinal, también ficticia, que juega con la idea de "vestir las pérdidas de los derrotados".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0



Evasión en Twitter