El Mercedes del Rey Juan Carlos se subasta por encima de lo estimado

Por Evasión | 12/09/2017 - 12:24

La subasta del Mercedes del Rey Juan Carlos, que organizó el portal de subastas online Catawiki, ha recaudado 39.500 euros, 500 euros más del precio estimado. El adjudicatario es un madrileño del que no ha trascendido su identidad.

Este Mercedes-Benz de más de 39 años acumula unos 160.000 kilómetros recorridos. La tapicería ha sido renovada y recientemente ha sido matriculado como Vehículo Histórico de España. Además, conserva las banderas y los portabanderas originales, así como la sirena acústica.

Pensado para garantizar la seguridad de los Reyes, este vehículo de unos cinco metros de largo está completamente blindado, motivo por el cual pesa 2.230 kilogramos, pero está equipado de suspensión hidráulica que le permite soportar todo ese peso de la carrocería.

Además, presenta el motor más grande en un automóvil de producción no estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial. "El motor en cuestión es de ocho cilindros, 6.900 centímetros cúbicos y tiene una potencia de 225 caballos, dando la capacidad a este coche de alcanzar los 210 km/h y ponerse de 0 a 100 km/h en solo 9,3 segundos", señala Francisco Carrión, experto en coches clásicos en Catawiki.

Este coche acompañó al monarca y a su esposa, la Reina doña Sofía, en sus actos y visitas oficiales por toda la geografía española a finales de la década de los 70. Así, en la parte superior tiene como equipamiento especial un techo corredero sobre las plazas traseras, a través del cual se podía ver cómo se asomaban los monarcas para saludar a la población.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter