La esmeralda más cara del planeta podría costar más de 300 millones de dólares

Por María Sempere | 9:14 - 11/09/2017

La que hasta la fecha podría ser la mayor esmeralda descubierta en el mundo pesa 360 kilos y tiene una altura superior a 1,300 metros. Fue hallada en Pernambuco, Brasil, y solo trascendió el hallazgo por la venta de la misma. El propietario anónimo de esta piedra preciosa podría haber pagado unos 310 millones de dólares por la misma.

La esmeralda más grande del mundo fue localizada en la famosa Mina Carnaíba. Esta mina de minerales no es la primera vez que llena las páginas de periódicos, ya que en el año 2001 también permitió a un equipo de mineros hallar una maxi esmeralda de proporciones algo inferiores a esta. Se trata de la esmeralda conocida como Bahía, que pesaba más de 340 kilos y se vendió por 340 millones de dólares.

Esta esmeralda se halló a una profundidad de 200 metros y fue necesario el trabajo y la dedicación constante de 10 mineros durante toda una semana para poder extraer la piedra preciosa. Según las informaciones facilitadas por el comprador de la esmeralda más grande del mundo, tendría un total de 180.000 quilates. Aunque todavía no se sabe si será apta para utilizarla en joyería.

No obstante, el abogado del comprador ha indicado que este espera poder mostrarla en diversos museos de Brasil. Por su parte, la cooperativa Bahía Mineral, ha sido la encargada de extraer la piedra. Esta empresa, dedicada a la localización de minerales y piedras preciosas en minas, ya cuenta con experiencia en la materia. Bahía Mineral fue la firma que localizó hace 16 años la otra maxi esmeralda en la misma mina.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter