¿Cuánto pagaría por el pelo de mito musical?

Por Evasión | 19/05/2017 - 10:12

El mundo de la mitomanía no entiende de límites. Y los más fanáticos son capaces de invertir importantes sumas de dinero en comprar el vestido, la chaqueta o las botas que vistió tal cantante en esa famosa gira mundial. Pero, ¿cuánto pagaría por un mechón de pelo que perteneció a su mito musical? El portal de subastas online Catawiki ha recopilado en una lista algunas de los pelos de famosos que más dinero han obtenido en una puja.

El Beatle George Harrison

Recientemente, el portal Catawiki ha subastado por 2.615 euros un pequeño mechón de pelo. Se trata de unos pocos filamentos del cabello del guitarrista de la banda que fueron obtenidos por John ?O Gorman, jefe del departamento de maquillaje de la película documental ?A hard day?s night? que tenía como protagonista a los Beatles y narraba el día a día de la mítica banda de rock.

El Beatle John Lennon

John ?O Gorman también pudo recopilar algunos pelos de la cabellera de John Lennon y que se vendieron por puja online por unos 1.225 euros.

Elvis Presley

A pesar del famoso tupé del la estrella del Rock Elvis Presley, la puja de uno de sus mechones solo consiguió recaudar 1300 euros en subasta. Catawiki cuenta que fue el barbero personal del artista, Homer Gilleland, quién consiguió el pelo del cantante.

Napoleón Bonaparte

No solo suscitan interés las subastas de artistas y celebridades más recientes. El pelo de Napoleón Bonaparte recaudó una suma que alcanzó lo 2.400 euros. El portal de subastas explica que se trata de un solo filamento de 4 milímetros que le fue cortado en la isla de Santa Helena, donde vivió sus últimos días.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter