'Caza-herencias': abogados que buscan a herederos de fortunas millonarias

Por Yago Gantes | 27/04/2017 - 12:42

Imagínese que un día cualquiera recibe una llamada telefónica de un bufete de abogados asegurando que usted es el heredero único de una fortuna que pertenecía a un antepasado desconocido. Una vez superada la incredulidad y descartada la estafa, mantendrá una conversación con uno de los abogados del Grupo Hereda que le explicará que usted es la descendencia viva de un afortunado pariente lejano que dejó una herencia no reclamada. Tras la llamada, y unos cuantos trámites, podrá disfrutar de la riqueza familiar previo pago, eso sí, de un 30% de comisión al bufete.

Aunque han sido bautizados como los 'caza-herencias', los letrados del Grupo Hereda no aceptan el apodo y se definen como genealogistas jurídicos porque su trabajo consiste en "construir árboles genealógicos sucesorios, investigando quiénes son los herederos legales de los diferentes causantes (fallecidos) para poderles adjudicar la herencia que por ley les corresponde" dice Pedro Fernández, CEO y fundador de Grupo Hereda, en una entrevista a Evasión.

Pedro Fernández, director general Grupo Hereda

Este despacho, que también está especializado en la tramitación y gestión de herencias nacionales e internacionales, lleva más de 20 años conectando fortunas pasadas con sus adjudicatarios legales del presente. Fernández cuenta que la idea surgió cuando después de años veraneando en la costa, se percató que con el paso del tiempo muchas viviendas se quedaban abandonadas por el fallecimiento de sus propietarios, muchos de ellos extranjeros o españoles que habían emigrado. "Después de investigar se descubrió que los herederos de estas propiedades no sabían ni que tenían relación con el fallecido y de pronto se veían con una herencia que les venía estupenda", dice.

El sistema más habitual que siguen estos genealogistas comienza con un cliente interesado en encontrar a los herederos de una determinada propiedad. Posteriormente se inicia una búsqueda de posibles adjudicatarios construyendo un árbol genealógico, siempre respetando el orden sucesorio establecido por el Código Civil, y recopilando cualquier tipo de fuente de información, "desde vecinos, amigos, etc del causante, registros, cementerios, y mucho más", explica el CEO. Por último, "una vez encontrado al heredero o herederos, se les llama dándoles la gran noticia de que es heredero de una interesante fortuna, que suele constar de inmuebles, cuentas bancarias y hasta acciones, fondos de inversión, etc."

Este método de investigación necesita mucho tiempo e inversión. Pedro Fernández relata que hay casos en los que pueden existir más de 20 herederos, puede ocurrir que los trabajos de campo se tenga que realizar en países extranjeros o que se necesiten pruebas de ADN. Así, el gasto puede ascender a 10.000 euros. Dependiendo de cada caso, el bufete cobra una comisión que va desde el 10 al 30%.

El proceso termina con la llamada telefónica del comienzo donde una persona recibe la noticia de que es heredero de una fortuna, que en ocasiones ha alcanzado los 200.000 euros. El fundador del Grupo Hereda cuenta que estos afortunados receptores nunca rechazan el dinero pero antes el bufete se ve obligado a responder a preguntas del tipo: 'Se ha equivocado de número', 'Se ha equivocado de persona', '¿Esto es una broma?', 'Seguro que tengo que pagar algo, o esto es una estafa'.

A pesar del placer que generaría esta llamada, este despacho explica que solo el 20% de las herencias que gestiona son resultado de investigaciones que se iniciaron a solicitud de clientes y donde además la gran mayoría no son herederos, "sino Administradores de fincas, presidentes de la comunidad, vecinos del causante, acreedores del causante o gente interesada en que se encuentre a los herederos de un inmueble, de una deuda, etc." La parte mas 'cazadora' de estos genealogistas, en la que ellos comienzan la investigación de una posible herencia no reclamada, se reduce al 4% de las herencias que tramitan al año.

No obstante, si el lector sospecha de una posible herencia, este bufete dice que debe haber "una información muy constatada de su sucesión" y que se necesitan datos como el nombre y apellidos del fallecido, el parentesco, el municipio de la muerte, los bienes y datos de familiares cercanos al muerto. Pedro Fernández dice que en esta época de crisis su bufete ha notado "el aumento de las llamadas de gente que piensa que puede tener una herencia".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 5

1
28-04-2017 / 00:12
antonio
Puntuación 1

pues van como el culo a unos familiares mios de francia los an echo perder el tiempo

2
28-04-2017 / 02:25
Ramón
Puntuación 1

En España el derecho a herencia se extingue a partir del quinto grado, así que menos historias raras. Como mucho hasta tu tío-bisabuelo.

3
28-04-2017 / 08:01
SARTELIN
Puntuación 2

Espacio de Publicidad pagado por el despacho de abobados.

4
28-04-2017 / 13:39
Sofia Yanez
Puntuación 0

Persona que aparece en la fotografía nunca podrás hablar con ella por telefono o verle en persona.

Este despacho funciona asignando gente en prácticas o que tienen la carrera recien acabada, se dan de baja cada dos semanas y mientras te asignan a otra y se estudia el tema, pierdes tiempo y explicaciones repetitivs, envio de documentos etc.

El señor Luis carga con mucho trabajo y es el único que merece la pena.

5
28-04-2017 / 13:42
Sofia Yanez
Puntuación 0

hablar con ella por telefono o verle en persona.

Este despacho funciona asignando gente en prácticas o que tienen la carrera recien acabada, se dan de baja cada dos semanas y mientras te asignan a otra y se estudia el tema, pierdes tiempo y explicaciones repetitivs, envio de documentos etc.

El señor Luis carga con mucho trabajo y es el único que merece la pena.

Menos publicidad y más resultados, no abarcar tanto y brillar



Evasión en Twitter