Fightland Madrid: el club de boxeo creado por dos exdirectivos de Catalunya Banc

Por Yago Gantes / Remo Vicario | 13:00 - 30/01/2017

Barrio, delincuencia, agresividad. Son conceptos asociados al estereotipo del boxeo. Sin embargo, detrás hay un deporte exigente que mejora "la fuerza, la resistencia la capacidad de concentración e incluso la autoestima", dice José Luis Serrano, exdirectivo de Catalunya Banc, boxeador y cofundador de Fightland: un club de boxeo para no boxeadores donde se llega a entrenar como un profesional pero sin un ojo morado.

Fue hace dos años y dos meses cuando César Barbosa y José Luis Serrano, antiguos empleados ejecutivos de Catalunya Banc, fundaron este club tras acogerse al ERE propuesto por el banco tras su nacionalización y posterior compra por el BBVA. Serrano, en una entrevista a Evasión, cuenta que ambos llevaban meditando la idea durante más de dos años. Y por fin, se decidieron.

Después de más de 25 años asesorando y financiando proyectos empresariales de otros, Barbosa y Serrano montaron su propia empresa invirtiendo sus ahorros y el dinero obtenido de sus respectivas indemnizaciones. José Luis Serrano relata que en inicio fueron disuadidos por sus excolegas del sector financiero. Sin embargo, hoy en día Fightland es "el gimnasio de boxeo con más clientes de España (1.500) y quintuplicando al tercero, porque el segundo también es nuestro", dice su fundador.

José Luis entiende que este éxito se debe a la filosofía que marcó a este club desde el comienzo: combates sin contacto. A pesar de que fue campeón de España en dos ocasiones y que es un enamorado del contacto, Serrano asegura que le gusta ganar dinero y que "un 98% de la gente no quiere contacto, no quieren un ojo morado". No obstante, el exdirectivo de Catalunya Banc deja claro que los miembros de su club "aprenden a boxear muy bien y que llegan a entrenar como un boxeador profesional".

Así, el perfil de cliente de Fightland  no son boxeadores profesionales,pero sí gente que quiere boxear. Serrano dice que las puertas de su club están abiertas a hombres y mujeres -estás últimas representan un 43% de la clientela- de cualquier condición física que buscan mejorar, ponerse en forma y divertirse. Juan Cerón, cliente de este club y ejecutivo en BNP Paribas, explica que el boxeo le ayudó a perder peso, a ponerse en forma y a encontrar un equilibrio en su vida personal y profesional.

El concepto parece que funciona. Los exdirectivos de Catalunya Banc ya están pensando en ampliar el negocio, y sumar nuevos establecimientos a los dos que ya tienen en Madrid, en Chamberí y Azca. En la capital esperan abrir pronto un nuevo club en el barrio de Salamanca y están valorando la posibilidad de expandirse a otras ciudades como Pamplona, Zaragoza y Barcelona. El precio por la membresía va desde los 55 euros por dos clases a la semana de una hora a los 90 euros en régimen de acceso ilimitado. El entrenamiento personal, por su parte, costaría unos 40 euros la sesión.

White collar boxing club

Imagen Getty

Para los que sí quieren contacto, Fightland guarda un pequeño espacio para ellos. Este gimnasio se enorgullece de ser "el introductor en España del genuino y auténtico White Collar Boxing (del inglés Boxeo de Cuello Blanco)". Se trata de un tipo de competición de boxeo entre ejecutivos de finanzas y abogacía que comenzó en el Wall Street de los años 80, como parte de una actividad para ponerse en forma, eliminar estrés, e incrementar la confianza y concentración.

Hoy en día este tipo veladas siguen gozando de enorme difusión en Estados Unidos y Reino Unido, y se han convertido en competiciones benéficas que recaudan dinero en favor de obras de caridad. Aquí en España, Fightland ya ha organizado tres eventos White Collar Boxing con ejecutivos de importantes empresas del Ibex 35 -pero que José Luis Serrano no ha podido revelar por motivos de confidencialidad-  y de bufetes de abogados como Fuster-Fabra. Unas veladas que recaudaron dinero para la investigación de la Esclerosis lateral amiotrófica.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0



Evasión en Twitter