Especial Empresas América

Prosegur, un nuevo modelo de gestión global de la seguridad

La seguridad es un pilar básico en el desarrollo de cualquier sociedad. Es habitual encontrar estudios de percepción sociológica en donde los ciudadanos manifiestan su mayor sensación de seguridad cuando interactúan con un vigilante, así como su deseo de seguir incrementando los niveles de seguridad.

En el caso de Latinoamérica, si bien existe gran diversidad de unos países a otros y cada uno tiene su propia complejidad, se observa un aumento del nivel de violencia y el empleo de armamento cada vez más sofisticado. En algunas regiones, incluso, la capacidad de los gobiernos para contener las acciones violentas es limitada. La criminalidad organizada es una de la mayores preocupaciones pero también existen riesgos asociados a la inestabilidad política, disturbios sociales, incluso, riesgos derivados de catástrofes naturales.

Todos estos factores son tomados en consideración por las empresas a la hora de expandir sus operaciones hacia nuevos mercados. En consecuencia, la gestión del riesgo y la seguridad de las operaciones se configura como un vector prioritario para garantizar el éxito y la continuidad del negocio en el exterior.

En el caso de la empresa española se observa cómo el nivel de internacionalización alcanza hoy las cotas más altas de su historia y tiene a Latinoamérica como una región prioritaria. De hecho, como puso de manifiesto el XI Informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica, elaborado por el IE Business School, las empresas españolas mantienen su confianza en la región. El 75% de las compañías que participaron en el estudio apunta a un aumento de su inversión en Iberoamérica. Destacan los mercados colombiano, peruano y chileno, si bien, las economías de México, Argentina y Brasil siguen manteniendo su atractivo.

Prosegur, en sus más de 40 años de historia, ha acompañado a las empresas en su desarrollo en Latinoamérica. A través de una propuesta de negocio centrada en tres ámbitos de actividad -Seguridad, Cash y Alarmas- la compañía se ha convertido en una referencia en los mercados en los que desarrolla su actividad con especial incidencia de las operaciones en la región iberoamericana. Prosegur está presente en nueve países latinoamericanos y en todos ellos ocupa una posición destacada.

En concreto, en lo que se refiere a las actividades de Seguridad, Prosegur está desarrollando una propuesta diferencial que combina la vigilancia física con las últimas capacidades tecnológicas y analíticas. Una tendencia cada vez más frecuente en Latinoamérica donde el acompañamiento de los servicios de vigilancia con tecnología es habitual tanto por una cuestión de optimización de la inversión económica como por acceder a una solución más robusta, claramente necesaria en entornos de alto riesgo.

Es precisamente en estos escenarios de alto riesgo donde las capacidades de análisis de riesgos y amenazas se hacen más necesarias y se posicionan como un elemento diferenciador claro en el tratamiento adecuado de los riesgos.

Incrementar la tecnología

El objetivo que persigue Prosegur es añadir valor a los servicios, incrementando los niveles de seguridad y permitiendo a sus clientes customizar los servicios de seguridad de acuerdo a sus requerimientos concretos. Esta forma de trabajar de la compañía se enmarca dentro del concepto Prosegur Integra. Una manera innovadora de entender la seguridad y que agrupa las capacidades de Prosegur en las áreas de Vigilancia, Servicios Avanzados de Seguridad, Tecnología, Ciberseguridad y Servicios Auxiliares.

Los retos de seguridad que afrontan las compañías en su proceso de crecimiento en Latinoamérica son diversos. Por ello, un exhaustivo análisis de riesgos en el origen de cualquier proyecto, ya sea una planta industrial, una cadena de gasolineras, supermercados, etc. evitará altos sobrecostes, discontinuidades del negocio, problemas irreversibles al personal o daños irreparables en los medios de producción. Además, hay que considerar que muchas empresas no operan en un solo mercado sino que lo hacen en varios, algunas veces dispersos entre sí, otras en áreas de difícil acceso. En base a su experiencia y conocimiento de los distintos mercados, Prosegur ha desarrollado un modelo global de gestión de la seguridad que está aportando importantes ventajas a las compañías; modelo global que se basa entre otros, en dar respuesta a una de las principales obligaciones legales y morales de las empresas en lo que se conoce como el "deber de protección" de sus empleados, debiendo ofrecer escenarios controlados de riesgo para el cumplimiento de sus responsabilidades laborales.

Seguridad del empleado

Herramienta fundamental de esta práctica es la desarrollada por Prosegur, a través la aplicación informática que tiene desarrollada para el control del riesgo de expatriado, que permite, entre otros, consulta de riesgos de seguridad para el desplazado, localización del expatriado y recepción de alertas y notificaciones informativas de interés en tiempo puntual, gracias al seguimiento diario de la evolución de la situación de seguridad a nivel global.

Esta herramienta, utilizada internamente por Prosegur para sus empleados y para sus clientes, permite mantener un nivel aceptable de compromiso y monitorización de riesgos para el expatriado y puede ser complementada con medidas adicionales de seguridad para aquellas ubicaciones consideradas de riesgo alto o extremo.

Además, Prosegur implementa sistemas de coordinación centralizada de las operaciones para garantizar criterios homogéneos y robustos en todos los escenarios. Esta metodología de Prosegur ofrece mayor control y seguimiento de las operaciones de manera local pero también globalmente desde la central. En este sentido, la propuesta de Prosegur permite también realizar implantaciones homogéneas en cada país, con la flexibilidad suficiente para hacer la adaptación local. Igualmente, las compañías se benefician de la capacidad de aprendizaje al compartir las mejores prácticas. De esta manera, las organizaciones obtienen un servicio más seguro, más eficaz y optimizan su inversión en seguridad.

Continuidad de negocio

Prosegur dispone de un abanico de herramientas que permiten personalizar y construir la seguridad a cada cliente de forma global. Si bien, en esta propuesta el Centro de Control se configura como el corazón de las operaciones. Desde esta instalación, la compañía tiene un control completo de los sistemas electrónicos de seguridad instalados en los clientes. Con ello, Prosegur es capaz de gestionar en remoto y activar localmente las capacidades que sean necesarias en el cliente. Además, puede realizar una monitorización centralizada y remota de todos los equipos instalados en la red de seguridad. Con ello, se realiza una distribución eficiente de los recursos al tiempo que se asigna el más adecuado en cada escenario.

El Centro de Control es además un concepto en el que Prosegur ha apostado fuertemente dotándole de capacidades de gestión de incidencias más allá de las convencionales, a través de la inclusión de competencias de análisis de inteligencia y riesgos que pueden aportar valor añadido en toda gestión de crisis.

La propuesta de seguridad de Prosegur da un paso más para avanzar en el campo de la Seguridad Predictiva. Es decir, el trabajo de la compañía no se restringe al ámbito operativo y la organización ofrece soporte en el análisis de riesgos así como en el desarrollo de la estrategia necesaria para evitar situaciones de crisis o resolverlas sa-tisfactoriamente en caso de que se produzcan. Hay que tener en cuenta que un fallo en la continuidad de negocio supondrá una pérdida de valor para la empresa de un orden de magnitud muy superior al coste de evitarlo trabajando de forma preventiva.

Para ello, Prosegur dispone una metodología que permite realizar un análisis continuo de los escenarios de seguridad y desplegar medidas de acompañamiento para mejorar los sistemas preventivos. Además, el acceso a la información se configura como una herramienta prioritaria en la toma de decisiones. Con todos estos elementos, Prosegur implanta planes de respuesta que cuentan con una estructura operativa sólida en local y un equipo de gestión de crisis capaz de canalizar las incidencias con el objetivo último de garantizar la continuidad de las operaciones en el exterior. En definitiva, la inversión en seguridad reduce significativamente el impacto económico que pueda generar una situación de crisis.

La calidad en la seguridad implica el más estricto cumplimiento normativo tanto interno como externo. Por eso, todas las capacidades técnicas y operativas de Prosegur se sustentan sobre una sólida política de cumplimiento normativo. El compliance es cada día más importante en el gobierno de las empresas. Prosegur considera que, trabajando bajo estas premisas, se genera una fuente de oportunidades, fruto de una exigencia mutua que alimenta el vínculo de confianza entre cliente y proveedor. La compañía agrupa esta filosofía de trabaja bajo el concepto de las tres C: cliente, cumplimiento y confianza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado