Empresas y finanzas

El crowdfunding inmobiliario Houser crece un 50% en 2018 y supera los 60 millones de inversión

La plataforma de crowdfunding inmobiliario Housers ha alcanzado los 62,3 millones de euros de inversión, lo que supone un crecimiento del 50% a lo largo de 2018, y ha financiado 152 proyectos inmobiliarios en España, Italia y Portugal, que suponen 535 inmuebles, a través de su portal online.

El número de usuarios registrados en lo que va de año supera los 89.000, lo que supone un incremento del 17%.

Desde el inicio de su actividad en 2015, la plataforma ha cerrado 32 proyectos (29 en Madrid y 3 en Valencia) y ha devuelto los intereses y capital en cada caso, alcanzando una rentabilidad media anualizada (TIR) que supera el 12%, según ha señalado en un comunicado.

En concreto, los rendimientos repartidos y el capital devuelto a los inversores se han casi triplicado en los ocho primeros meses de este año, al pasar de los 4,9 millones de euros hasta los 13,8 millones.

Con respecto a los rendimientos de los diferentes tipos de proyectos para inversores, en el caso de los 82 proyectos en alquiler, la rentabilidad media anual de los proyectos en activos se sitúa en el 4,61% (en el 10,71% para los que ya están en venta), el 12,78% para las oportunidades de inversión (37 proyectos), y un 13,29% en los 32 proyectos a tipo fijo que tiene en cartera la compañía en la actualidad.

Desde junio de 2017, Housers es una compañía inscrita en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como plataforma de financiación participativa (PFP).

En la actualidad, la compañía cuenta con oficinas en Madrid, Valencia, Lisboa y Milán.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.