Empresas y finanzas

Cuatro empresas españolas se cuelan entre las 100 marcas de lujo más importantes

  • Tous, Textil Lonia (Purificación García y CH), Puig y Festina Lotus
  • LVMH se mantiene como la mayor compañía del sector a nivel mundial
Imagen de Dreamstime

Tous, la gallega Sociedad Textil Lonia, compañía que comercializa las marcas Purificación García y CH Carolina Herrera, Puig y la marca de relojes Festina Lotus son los únicas firmas españolas presentes en el 'top 100' de las principales marcas de lujo, según los datos del estudio 'Radiografía del nuevo universo del lujo' de EAE Business School.

En concreto, España cuenta con cuatro empresas entre las 100 primeras marcas del lujo, cuyos artículos de lujo han experimentado un aumento de ventas del 9,7% y su valor asciende a 701 millones de dólares (más de 600 millones de euros) en el último año.

El prestigioso ranking, que supera los 200.000 millones de dólares (más de 171.394 millones de euros) en ventas, cuenta en su 'top 10' con LVMH (Louis Vuitton, Möet & Chandon, Henessy), Hermès, Gucci, Chanel, Rolex, Cartier, Burberry, Prada, Christian Dior y Tiffany & Co, nueve de ellas de origen europeo.

El informe destaca que Europa Occidental y Estados Unidos han concentrado las ventas del mercado de lujo, pero la entrada de Asia ha impulsado la facturación de las marcas, que ponen su foco en los mercados de la región de Asia Pacífico, que eleva su consumo un 9% en un año.

El estudio señala que esto se ha traducido en un incremento de las ventas de productos de lujo provenientes de Europa del 3%, cuyas marcas siguen siendo las dominantes.

Los principales productos de lujo que más se consumen en Europa son los coches, cuyo mercado sigue liderado por Alemania, seguido por aquellos de uso personal como fragancias, joyería o calzado, que proyectan status y personalidad. Entre ambos suman el 80% de las ventas.

Sin embargo, destaca el aumento del consumo de productos electrónicos de alta gama, mientras que otras categorías como el tabaco y el alcohol han visto mermadas sus ventas a causa de las legislaciones cada vez más restrictivas en cada vez más escenarios.

Italia, con 26 marcas, es el país con mayor número de empresas dedicadas al producto de lujo, aunque su valor es solo de 1.307 millones de dólares (1.120 millones de euros), seguido por Estados Unidos, con 15 empresas cuyo valor asciende a 3.013 millones de dólares (2.582 millones de euros) y Francia, con 10 y un valor de 5.061 millones de dólares (4.337 millones de euros).

Los millenials se suman al sector del lujo: el 46% compra productos de marcas que proyecten sus valores

Por otro lado, el informe confirma que las nuevas generaciones de consumidores, los 'millenials', se están sumando al sector del lujo. Así, el 46% de ellos elige los productos según su marca porque piensa que es una proyección de sus valores, mientras que el 27,1% se ve influido por su entorno.

Sin embargo, las nuevas generaciones se diferencian de las anteriores en que el 26,9% reconoce que a la hora de comprar tiene en cuenta la opinión de los 'influencers' y 'celebrities'.

A la hora de comprar, más del 80% realiza consultas a través de Internet, por lo que han elevado su inversión publicitaria en este canal, situándose en un 30,6% y con un aumento de cinco puntos en sólo dos años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.