Empresas y finanzas

La farmacéutica alemana Fresenius Kabi trata de detener la ejecución de un reo en Nebraska

  • Recurre a los tribunales de EEUU por el uso de uno de sus productos
Imagen: Dreamstime.

El estado de Nebraska (EEUU) prepara para el próximo martes su primera ejecución en 21 años, pero la farmacéutica alemana Fresenius Kabi, fabricante de los componentes que contiene la inyección letal, está tratando de evitarlo.

Este sábado, un juez federal en Omaha (Nebraska) ha rechazado la petición de la farmacéutica alemana, que ya ha anunciado que presentará un recurso ante la instancia inmediatamente superior, el Tribunal de Apelaciones del Décimo Circuito de EEUU.

El magistrado, Richard Kopf, ha explicado en su fallo que "no permitirá" que Fresenius Kabi "frustre los deseos" del reo, Carey Dean Moore, que ha manifestado que quiere ser ejecutado.

Sin previo consentimiento

Según Fresenius Kabi, el estado de Nebraska obtuvo al menos uno de los fármacos de su inyección letal (cloruro de potasio) sin su consentimiento.

El cloruro de potasio es el último de una combinación de cuatro fármacos que el estado de Nebraska pretende administrar a Moore y sirve para detener el corazón. La farmacéutica alemana alega que vendió el fármaco por error y que el estado se negó a devolverlo.

Las empresas farmacéuticas europeas y estadounidenses se han negado durante la última década a vender sus productos para ejecuciones por la presión de los activistas contrarios a la pena de muerte y la mala reputación que acarrea.

David Moore, gemelo del preso, dijo al diario local Omaha World-Herald que su hermano está satisfecho con la decisión de Kopf. "Estoy muy aliviado. Quiero lo que quiera Dean", añadió.

Moore, de 60 años, fue condenado a muerte por asesinar a dos taxistas en Omaha durante el verano de 1979. Reuel Van Ness y Maynard Helgeland fueron asesinados a tiros en un intervalo de cinco días por Moore para robarles.

La de Moore será la primera ejecución con inyección letal de la historia de Nebraska, ya que en las anteriores todavía utilizó la silla eléctrica, método declarado inconstitucional en el estado en 2008.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.