Empresas y finanzas

Sener quiere comprar empresas de infraestructuras en EEUU y Reino Unido

  • Pone el punto de mira en oportunidades en renovables y aeroespacial
Jorge Unda, consejero delegado de Sener. Dani G. Mata.

Sener afronta una nueva etapa tras la salida de Jorge Sendagorta como primer ejecutivo. El grupo ha elegido a un histórico de la casa como consejero delegado, Jorge Unda. Bajo su mando, la compañía ya ha cerrado su primera operación corporativa con la compra de Tryo por 80 millones de euros. Y enfrenta el próximo trienio con la solidez financiera que le ha aportado la venta de ITP a Rolls Royce por más de 700 millones.

Es por ello que la compañía tendrá la capacidad de combinar el crecimiento orgánico con el inorgánico, a través de nuevas adquisiciones. A este respecto, Unda, en una entrevista con elEconomista, explica que la empresa tiene interés en las oportunidades que puedan surgir para reforzar sus divisiones de renovables y de aeroespacial.

Y también en infraestructuras de transporte, con el objetivo de reforzar los "despliegues geográficos" que tiene en marcha. "Lo hemos hecho en México y en Brasil", recuerda, y "nos interesaría hacerlo en Reino Unido y California, pero hay que ver caso a caso", explica. Insiste en que en el desembarco en un país "juega mucho la confianza", por lo que la estrategia pasa por "tratar de comprar una compañía local que sí tenga esa confianza y nosotros con todo el respaldo tecnológico y financiero podamos acceder a proyectos mayores".

Sener considera en la actualidad mercados domésticos a España, Portugal, México, Brasil, Argentina y los países del Golfo. También desarrolla su actividad con la venta de tecnología puntera en Marruecos, Sudáfrica o Estados Unidos y Reino Unido, donde participa, respectivamente, en los proyectos de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco y entre Londres y Birmingham. Y una tercera pata es la derivada de acompañar a grandes constructores españoles a proyectos concretos en territorios como Australia.

Busca convertir EEUU en un mercado doméstico haciendo especial hincapié en California

En la hoja de ruta de Sener está convertir Estados Unidos en un mercado doméstico. "Pero hay que tener cuidado porque son 51 Estados con su normativa particular", advierte Unda. "Sí tenemos intención de desarrollar nuestra presencia en California", subraya.

Eso sí, Unda no espera cerrar este año ninguna otra operación. "Conocemos el sector y las empresas, estamos viendo oportunidades, pero no las tenemos claramente identificadas ni hay negociaciones". Tampoco se atreve a fijar una cifra destinada a adquisiciones de los 700 millones obtenidos por ITP. "Nos planteamos una parte importante, pero puedo decir 500 millones, 300, 200 ni 100", recalca. Señala que una parte "se recoge para caja", otra "como un fondo de manera que los accionistas puedan vender sus acciones" cuando así lo estimen -aunque no se prevé en este momento- y una tercera "para futuras inversiones".

Cualquier compra, en todo caso, ha de "encajar bien con nuestro plan estratégico". Sobre este, el nuevo consejero delegado incide en que está "revisitando su formulación" para identificar "cuáles son los cuellos de botellas y las oportunidades adquisición de tecnología o de desarrollo propio de tecnología para, con esta posición sólida de caja, ver cómo podemos acelerar el plan estratégico".

Unda ensalza el compromiso de la familia Sendagorta con Sener y no espera movimientos próximos movimientos corporativos, ni con una salida a bolsa ni con una fusión.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.