Empresas y finanzas

El impuesto a los refrescos azucarados en Cataluña reduce un 25% los consumidores habituales

Imagen de Dreamstime
Barcelona

La frecuencia de consumidores habituales de refrescos azucarados ha caído un 25% un año después de la instauración de un impuesto específico para este tipo de bebidas en Cataluña, según una investigación realizada por expertos de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ENS-ISCIII) en colaboración con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

En concreto, según datos preliminares, tras el establecimiento de dicho gravamen la frecuencia de consumidores habituales de refrescos azucarados ha retrocedido un 25% en una muestra de población de varios barrios de Barcelona con rentas más bajas, en comparación con la tendencia observada en población de barrios con características similares de Madrid.

Además, se ha constatado que el 83% de los encuestados en Barcelona conocían la existencia del impuesto y el 38% de los mismos declararon que habían modificado sus hábitos de consumo de las bebidas azucaradas, principalmente (tres de cada cuatro) reduciendo su consumo y en mucha menor cuantía mediante sustitución por bebidas no gravadas o bebidas de marca blanca.

Asimismo, OCU analizó los precios de supermercados de Madrid y Barcelona en marzo de 2017 (pre-impuesto) y marzo de 2018 (post-impuesto). El estudio muestra que la media del precio de los refrescos azucarados en Barcelona es superior al de Madrid.

El sobreprecio de los refrescos azucarados oscila entre el 7% y el 8% en el caso de las latas de 33 centilitros y el 32% en las botellas de dos litros de los refrescos azucarados de marca blanca.

El sobreprecio de los refrescos azucarados oscila entre el 7% y el 8% en el caso de las latas de 33 centilitros y el 32% en las botellas de dos litros de los refrescos azucarados de marca blanca. Las botellas de dos litros de marca tenían sobreprecios entre el 14% y el 21%, según marca.

Por su parte, las bebidas refrescantes sin azúcar no tienen sobreprecio en Barcelona respecto a Madrid, quedándose en niveles claramente inferiores a las bebidas con azúcar.

Antes de la puesta en marcha de esta investigación, la OCU puso en duda la efectividad y conveniencia para el consumidor de la llamada 'tasa del azúcar' en Cataluña. Sin embargo, los primeros datos que se desprenden de la misma ponen de manifiesto que un aumento del precio de las bebidas azucaradas tiene un impacto directo en la reducción de su consumo, un cambio de hábito dietético que OCU considera positivo desde el punto de vista de la salud.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Logico
A Favor
En Contra

Si funciona se copia y punto.

Pero se ha de ver antes que no han sustituido el azúcar de las bebidas por azucar en dulces o en otras cosas. Si ha ocurrido eso has hecho una torta como un pan ya que añades complejidad y no consigues reducir el gasto médico sanitario que es el objetivo que se ha de perseguir con una mejor salud.

Pues a buscar un grupo de control y un grupo de análisis y ha realizar el análisis para saber si funciona de verdad o no.

Puntuación 2
#1
Usuario validado en Google+
Juan Carlos
A Favor
En Contra

Demuestra que poco importa la salud ante un consumible adictivo como la azúcar y variantes. El estado debe desincentivar con impuestos el consumo que es perjudicial a la salud. Asimismo debería canalizar dichos fondos a los seguros de salud estatales que son los más perjudicados, no escucho a ningún ser en este mundo que se percate de este pernicioso efecto.

Puntuación -2
#2