Empresas y finanzas

Horarios irregulares y consumo de fármacos, entre las causas de la mala calidad del sueño de los mayores, según experta

Horarios irregulares, escasos estímulos luminosos y consumo defármacos son las principales causas de la mala calidad del sueño de laspersonas mayores, tal y como ha explicado la doctora Odile Romero, neurofisióloga de la Unidad de sueño del Vall d'Hebron de Barcelona, este jueves durante el 60 Congreso de la Sociedad Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y 31 de la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología (SCGG).

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

En su ponencia 'Intervenciones para mejorar la función del sueño en los ancianos', la doctora ha expuesto que el sueño de las personas mayores se ve interrumpido durante la noche por periodos de vigilia, mientras que durante el día aparecen periodos de somnolencia y siestas". Lo que, ha aclarado la experta, "repercute negativamente en la eficiencia de sueño (cociente entre el número de horas de sueño y el tiempo total transcurrido en la cama)".

Además, Odile Romero ha señalado al avance de fase del ritmo circadiano sueño/vigilia como otra de las alteraciones importantes respecto al sueño en las personas mayores, "provocando tanto somnolencia vespertina, como un despertar prematuro a primeras horas de la mañana".

En muchas ocasiones Romero asegura que el perfil de esta población la hace "más sensible a unos incorrectos hábitos de sueño". "Aspectos tan fundamentales para una buena higiene de sueño, como los horarios irregulares (al acostarse y levantarse), el sedentarismo o el inadecuado uso de la medicación se vuelven más habituales y aumentan el riesgo de sufrir determinados problemas de sueño", ha explicado.

Otro aspecto que ha resaltado son los problemas de adaptación. En esta etapa de la vida, como ha incidido al experta, suelen acontecer cambios como la jubilación o la viudedad, "ocasionando disminución en la satisfacción del sueño, así como dificultades especialmente en el inicioy/o mantenimiento del sueño".

Además del insomnio, la neurofisióloga ha apuntado que otros trastornos del sueño suelen aparecer con "mayor probabilidad". Este es el caso, por ejemplo, de los problemas respiratorios como la apnea de sueño.

Por otro lado, en esta franja de edad el aumento de enfermedades orgánicas que provocan dolor osteoarticular, nicturia, reflujo gastroesofágico entre otros son "causas que influyen negativamente en la calidad del sueño"; y a su vez la mala calidad de sueño puede "agravar estas patologías", ha defendido la experta.

Otras enfermedades que, a su juicio, aumentan su incidencia a estas edades son las enfermedades neurológicas como el Alzheimer o el Parkinson, afectando considerablemente a la profundidad del sueño, al ritmo de vigilia/sueño y el aumento de despertares. "También es común la aparición del insomnio como síntoma de trastornos psicológicos, dificultades con el estado de ánimo o con la ansiedad", ha añadido.

Por último, la doctora Romero ha asegurado que, a consecuencia del citado incremento en el riesgo de enfermedades, existe un "uso elevado de fármacos en esta población". Muchos de estos medicamentos como son los diuréticos, los corticoides, incluso los hipnóticos, tienen "la capacidad de modificar la arquitectura y/o la calidad del sueño", advierte, ante lo que recomienda "ser regular en los horarios de sueño, estímulo luminoso por la mañana, actividad diurna, no dormir siesta y reforzar con medidas cognitivo/conductuales".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado