Empresas y finanzas

Gas Natural Fenosa acuerda con Sonatrach extender los contratos de compra de gas argelino hasta 2030

Gas Natural Fenosa y Sonatrach han firmado un acuerdo de renovación con alcance hasta el 2030 de suministros de gas a España provenientes de Argelia, que actualmente representan más del 40% del aprovisionamiento de la compañía española.

"Esta firma es un paso importante para seguir reforzando la alianza estratégica histórica con Sonatrach. Además, es, sin duda, un logro significativo en las relaciones con Argelia, ya que a través de esta renovación se asegura estabilidad en el suministro de gas a España", ha subrayado el presidente de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés.

Además de contribuir la seguridad de suministro del mercado español, se afianza un volumen de suministro por gasoducto a España en el entorno del 30% del consumo del país y se mantiene un reparto óptimo de gas natural (GN) y gas natural licuado (GNL) en el mix de aprovisionamientos, según ha explicado Gas Natural Fenosa.

Con la renovación, la relación de Gas Natural Fenosa y Sonatrach, como primer proveedor de gas a España, se extiende una vez más y supera los 40 años de andadura en común.

Gas Natural Fenosa fue uno de los primeros operadores mundiales en apostar por el suministro de gas argelino y, en este momento, es uno de los dos principales clientes de Sonatrach a nivel mundial.

A su vez, a partir de los acuerdos alcanzados en junio de 2011, la compañía argelina es el cuarto accionista de la compañía presidida por Reynés con una participación del 4%.

"Las negociaciones para la extensión de los contratos han permitido llegar a unos acuerdos ventajosos para las dos partes", ha señalado Gas Natural Fenosa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.