Empresas y finanzas

Lara renuncia como consejero del Sabadell, que optaría a la sede de Planeta

José Manuel Lara García, exconsejero delegado del Grupo Planeta e hijo del malogrado editor José Manuel Lara Bosch, ha presentado su renuncia como consejero de Banco Sabadell, el día que ha trascendido que la entidad podría quedarse la propiedad de la emblemática sede barcelonesa de la editorial.

José Manuel Lara García (Barcelona, 1976) entró en el consejo de administración del banco catalán en marzo de 2015 para cubrir la vacante que dejó su padre, fallecido en enero de ese mismo año, mientras era primer ejecutivo de la editorial Planeta.

Sin embargo, el máximo órgano de gobierno del Grupo Planeta acordó el pasado mes de febrero, a propuesta de su presidente, José Creuheras, relevar a Lara García como consejero delegado y asignar esas funciones al vicepresidente ejecutivo, Carlos Fernández.

Al no ostentar ya funciones ejecutivas en el grupo editorial, José Manuel Lara García ha decidido presentar su renuncia como consejero de Banco Sabadell en el Consejo de Administración que la entidad ha celebrado hoy en Alicante, donde desde octubre tiene su sede social.

Según ha informado el Sabadell a la CNMV, Lara García ha presentado su renuncia mediante una carta dirigida a todos los miembros del consejo en la que explica que la razón de la misma es "mantenerse al margen de la gestión llevada a cabo por Inversiones Hemisferio y Grupo Planeta".

La vacante de Lara García en el consejo de administración quedará cubierta por la actual secretaria de Banco Sabadell, María José García Beato, como consejera ejecutiva, según ha acordado este órgano.

La familia Lara entró en el accionariado del Sabadell en el año 2001, coincidiendo con la salida a bolsa del banco, y José Manuel Lara se incorporó al consejo dos años después.

La renuncia de Lara García se ha producido el mismo día que ha trascendido que el banco que preside Oliu podría quedarse con la propiedad del edificio que acoge la sede de Planeta, en el número 662 de la avenida Diagonal, que fue también la histórica sede de Banca Catalana.

Este inmueble, caracterizado por las jardineras que cubren la fachada, es propiedad de Inversiones Hemisferio, la patrimonial de la familia Lara, que lo adquirió en 2001 por unos 100 millones de euros.

La operación, que está pendiente de cerrarse, se enmarca en el proceso de reestructuración de la deuda del Grupo Hemisferio: la compañía ultima su venta para reducir deuda y obtener liquidez, han indicado a Efe fuentes conocedoras de la transacción.

El Banco Sabadell ha eludido comentar la operación.

La idea es que el edificio cambie de propietario y que Planeta se mantenga como inquilino.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.