Empresas y finanzas

El magnate dueño del Olympique de Marsella protagonizó la mayor venta de un club deportivo de la historia

  • Vendió la franquicia de los Dodgers por 2.000 millones de dólares
  • La operación le valió ser para Forbes el dueño más exitoso de un equipo
  • Compró el Marsella por 40 millones de euros en 2016 tras una fiesta
McCourt, en una fotografía de archivo. Imagen: Reuters

Boston y el fútbol empiezan a estar de moda... en Europa. Primero fueron los dueños de la Roma y del Liverpool, John W.Henry y James Pallotta, los que protagonizaron un duelo continental de clubes con propietarios criados en esta ciudad de la costa Este estadounidense. Sucedió en las semifinales de la Champions. Ahora la mirada se posa en Frank McCourt, también nacido en Boston, exdueño del equipo de béisbol de los Dodgers de Los Ángles y actual propietario del Olympique de Marsella, el rival del Atlético de Madrid en la final de la Europa League (aquí puede consultar el horario y dónde verla).

McCourt no hace mucho tiempo que es propietario del rival colchonero, uno de los equipos más importantes de Francia. El Olympique de Marsella es el único club del país que ha ganado una Champions (1993, ante el Milan).

Su aventura gala comenzó en 2016, en una fiesta en una fiesta al sur de Francia. Cuenta McCourt que en aquella fiesta todos los invitados, todos sus amigos, le hablaban de cómo el Marsella era el mejor club del país y de cómola viuda del antiguo dueño lo había heredado, pero  quería venderlo.

Un divorcio y la mejor venta de la historia

McCourt vio en el Marsella una oportunidad de negocio. Se lanzó y lo compró. No le salió excesivamente caro. En los tiempos que corren, abonar 40 millones de euros por un conjunto de la élite europea no parece un precio demasiado elevado. Lejos quedan los casi 330 millones de dólares que en 2004 abonó a News Corp por la franquicia y el estadio de los Dodgers, una entidad que gestionó con más peculiaridades que ortodoxia.

Por ejemplo, puso a su mujer al frente de la entidad como presidenta. Nada raro de no ser porque tiempo después, tras una mala temporada (jamás pasó de ganar tres títulos de campeón del Oeste en ocho años al frente del equipo) decidió despedirla. Ése fue el motivo oficial. Oficiosamente McCourt acusó a su mujer de acostarse con su chófer. Aquel fue el principio del fin. De su matrimonio y de su propiedad al frente del conjunto angelino. 

Para evitar que su esposa se llevara los Dodgers en el proceso de divorcio (el acuerdo de separación fue finalmente tasado en 130 millones de euros), McCourt declaró el club en bancarrota y comenzó un proceso de venta que terminó convirtiéndose en un caso digno de estudio en escuelas de negocios.

La operación se cerró por 2.000 millones de dólares. La franquicia la adquirió en 2012 un entramado de empresarios entre los que se encuentra Magic Johnson, exjugador de los Lakers también de Los Ángeles. Fue la venta más cara en la historia de un equipo deportivo y, para Forbes, McCourt se convirtió en el dueño de un equipo de béisbol más exitoso de la historia.

Su proyecto en el Olympique de Marsella

Al calor de ese triunfo económico (no tanto deportivo), McCourt aterrizó en Marsella, donde elaboró un plan denominado OM Champions Project en el que planeó, mediante una inversión de 200 millones de euros en fichajes durante cuatro años, devolver al equipo a la Champions League.

Con Andoni Zubizarreta como uno de los pilares de su proyecto (el exdirector deportivo del Barça es director deportivo del Marsella), ha elaborado una plantilla que mezcla de veteranía y juventud con la que pretende ganar hoy al Atlético una final europea 15 años después. El triunfo le abriría, por la vía directa, el acceso a la mejor competición continental. Otro triunfo que sumar al currículum de McCourt. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias