La UE descarta testar las emisiones reales de los vehículos en carretera

5/12/2017 - 13:23
  • Se analizarán las emisiones de 1 de cada 40.000 vehículos
  • No cumplen dos de cada tres automóviles fabricados desde 2015

Mañana hay una reunión clave en la UE: los estados miembro decidirán a qué tipo de pruebas deben someterse los vehículos para evitar fraudes como el famoso Diselegate que arrancó con Volkswagen y ha afectado a otras firmas. Alemania e Italia presionan para que los test, como hasta ahora, sólo se hagan a vehículos nuevos en condiciones de laboratorio, no en condiciones reales de conducción.

El Dieselgate estalló en septiembre de 2015, cuando el citado fabricante de automóviles confesó que había manipulado 11 millones de sus vehículos (8,5 millones en la UE) para que engañaran a los bancos de pruebas en relación a las emisiones de los contaminantes óxidos nitrosos (NOx). A raíz de ello, el foco de atención recaló en el modo en que la UE realizaba los test, diseñados en la década de 1990, demostrándose numerosas deficiencias.

Por ejemplo, los test varían de país a país, de modo que los fabricantes pueden escoger donde someterse a ellos y aprovechar los más transigentes; la normativa sólo exige someterse a determinadas pruebas, no a un conjunto de pruebas integrales; sólo se analizan vehículos nuevos, debidamente ajustados por los ingenieros -los denominan golden vehicules-; se prueban a temperaturas óptimas, etcétera.

37 millones de coches no cumplen los estándares en la UE

El resultado de tanta manga ancha es que las emisiones de los automóviles en condiciones reales de conducción son mucho más elevadas que las admitidas legalmente y teóricamente no superadas en los test. Los análisis de la ONG Transport&Environment indican que cuatro de cada cinco vehículos diésel vendidos entre 2010 y 2014 realmente emiten tres veces más NOx, y lo mismo sucede con dos de cada tres automóviles puestos en el mercado desde 2015. Alrededor de 37 millones de coches no cumple los estándares.

Mañana los socios comunitarios, en el Comité de Representantes Permanentes del Consejo, van a aprobar la reforma del Reglamento sobre la homologación y la vigilancia del mercado de los vehículos de motor y sus remolques y de los sistemas, los componentes y las unidades técnicas independientes destinados a dichos vehículos (TAFR según sus siglas en inglés).

Ya descartado que vaya a crearse una Agencia europea encargada de la materia, sobre la mesa hay varias cuestiones clave que cuentan con la oposición de Alemania e Italia, que no quieren someter a demasiada presión a sus respectivas industrias:

Los estados miembro aceptan que se vigile el mercado y que esa vigilancia se traduzca en que cada año se evalúe 1 de cada 50.000 vehículos, pero defienden que, como hasta ahora, se pueda escoger, mediante ensayos selectivos, a qué parámetros someterse, en vez de tener que someterse a todos los establecidos. En la peor de las propuestas, bastaría con que se compruebe la matrícula el marcado CE para cumplir.

Tampoco es probable que desaparezca el gran número de homologaciones actuales y se instaure un único estándar europeo, razón por la que las ONG abogan porque la Comisión Europea, con capacidad sancionadora, pilote y supervise el modo en que los estados realizan los test, que los armonice y que también supervise el proceso de vigilancia del mercado que finalmente se apruebe. Una base de datos digital, con datos sobre las homologaciones realizadas, permitiría coordinar mejor as distintas autoridades nacionales.

Se creará un Foro de expertos para asesorar a los estados, pero no está aprobado que vayan a incluirse autoridades independientes en la materia, ni que vayan a tener acceso al software empleado en los sistemas ambientales y de seguridad de los fabricantes, por el riesgo de espionaje industrial.

"Pero lo más importante -dice Miriam Zaitegui, de Ecodes- es que se recuperen las pruebas de emisiones y de consumo de combustible en condiciones reales de conducción que proponía la Comisión y que los estados han suprimido, tras adoptar un nuevo tipo de test en septiembre, que mejora lo que había, pero no es suficiente". Su entidad y otras 29 organizaciones han pedido por carta al Gobierno español que no apoye las pretensiones alemanas e italianas.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines





Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 115,44 +0,71 +0,62%
FRA 34,02 +1,13 +3,45%
ITA 142,80 +3,47 +2,49%
GRE 401,92 -4,55 -1,12%
POR 153,98 +1,28 +0,84%

Ecotrader



Evasión

Regalos para milmillonarios

Regalos para milmillonarios



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens