¿Qué ha pasado en Popular?

popular-logo-sombras.jpg
Foto de Reuters

Somos aún muchos los que recordamos al Banco Popular como uno de las entidades que a nivel mundial tenía una de las rentabilidades más altas del sector. Para otros el banco, hoy, es una fuente incansable de titulares de periódicos económicos y generalistas, alimentado por el desplome en bolsa de la cotización del valor; la sustitución obligada por el consejo de su presidente Ángel Ron; la sucesión de informes de analistas sobre la mala situación del banco; multitud de quinielas sobre absorciones o fusiones e incluso intervenciones.

Parecería que todo lo que era luz y esplendor se haya transformado en oscuridad y podredumbre. Muchos serán los que se harán la pregunta sobre lo que ha ocurrido en el Popular para llegar hasta el actual desenlance.

Para tener una visión del camino recorrido es necesario tirar de historia y hemeroteca. Popular era un banco español centrado en un público muy selecto y con un negocio, el de autónomos y pymes, muy rentable. Este segmento de banca de empresa y su especialización en el mismo le generaba a la entidad unos ratios de rentabilidad sobre recursos propios, tal y como decía anteriormente, impresionantes. Su negocio era anhelado por muchos, especialmente por entidades mucha más grandes en tamaño.

En un momento como fue el boom del ladrillo, Popular se vio en la tesitura de o bien ser comprado, o bien mantener su independencia. Mantenerse como marca independiente pasaba por aumentar tamaño, aún a costa de sacrificar rentabilidad.

Popular, al igual que muchas cajas de ahorro, encontró en el sector inmobiliario el impulso para su crecimiento. De ahí que, para ganar tamaño y mantener su independencia, comenzara a financiar la actividad inmobiliaria. Eran días, todo hay que decirlo, en los que quien no estaba en ese negocio era prácticamente un suicida e iba a contracorriente. En mi opinión, si el banco no hubiera participado habría sido opado por alguna entidad más grande.

Pero Popular, al igual que muchas cajas de ahorro, no fue capaz de frenar a tiempo. Otros sí lo hicieron. Algunas entidades echaron el freno dos o tres años antes del fatídico 2007. Ahí estuvo la clave de todo. No acertó en el momento de salir de la locura inmobiliaria y eso le pasó factura. Como casi siempre en las tendencias, más en la formación de una burbuja, la clave sigue siendo el momento de retirarse.

A partir de 2007 todo empezó a complicarse. El año 2009 ya mostraba que, en España, el mercado crediticio iba a sufrir una delicada situación, aunque en esos días a pocos nos hacían caso. La situación comenzó a deteriorarse rápidamente. En 2012, ya era crítica: España tuvo que solicitar el rescate, un rescate bancario blando, pero rescate al fin y al cabo.

Tirios y troyanos de bancos y cajas procedieron a fuertes reestructuraciones, fusiones, limpieza de balances, creación de bancos malos, ajustes de gastos, disminución de estructuras, fuertes ampliaciones de capital. Pero Popular tan solo llevó a cabo la absorción de Banco Pastor y ampliaciones de capital. Desde luego parecía muy poco para la situación tan grave que afrontábamos.

Cierto que Popular tenía su músculo de banca de empresa, como decía, pero no parecía suficiente. Para algunos resultaba una temeridad no segregar la ingente cantidad de construcción terminada, sin terminar y suelo que llegaba al banco por la elevada morosidad.

La inmovilidad, o la falta de un fuerte dinamismo para tomar medidas ante la situación reinante, llevó a más ampliaciones de capital, a intentos y anuncios de medidas para eliminar la enorme carga que Popular iba cogiendo por préstamos fallidos al sector inmobiliario, pero sin que nunca se llegará a materializar.

La respuesta por parte de la entidad, como ya he comentado, era la de una nueva ampliación de capital. Pero en esas ampliaciones se incorporaban como accionistas entidades y personas nuevas, no tradicionales. No eran los accionistas de toda la vida. Se puede decir que las necesidades de capital, debido al inmovilismo previo, abrían la puerta a otro tipo de accionistas y, a la larga, ahí se libraría la batalla, dentro del mismo consejo del banco.

Ya metidos en este año, 2016, la desconfianza en Banco Popular era enorme. Se intentó hacer frente a rumores de fusión, adquisición o intervención a través de una nueva ampliación de capital y declaraciones de mantener la independencia. Fueron 2.500 millones nuevos de euros para intentar reflotar la cotización, pero sobre todo para atraer la confianza.

Sin embargo, el descrédito era tal que, a pesar de la ampliación, no se frenó el movimiento y menos el descrédito. Caídas sin precedentes de la cotización del banco, fuertes apuestas en bolsa al desplome del valor, rumores cada vez más fuertes sobre la inminente intervención. Hasta este ultimo capítulo, la destitución del presidente.

Ayer, el presidente salía de la entidad. El banco tiene que hacer frente a una limpieza del balance, una reestructuración y, posiblemente, una nueva ampliación de capital. El tiempo dirá si todas estas tareas conducen a mantener su independencia o no. La clave para el nuevo presidente es ganarse la confianza. Si en un plazo breve no se observan movimientos, reestructuraciones, puede que volvamos a hablar de una situación crítica. Popular deja un reguero de accionistas con una caída del valor de sus acciones que parece difícil que pueda recuperarse.

Miguel Ángel Bernal Alonso, Miembro del Consejo Editorial de elEconomista


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
02-12-2016 / 19:46
TEUDIS CARMONA
Puntuación 6

EUROPA EN CRISIS:La historia de las bolsas de valores traza la evolución de las grandes etapas cumplidas por las estructuras operativas de intercambio y por la valorización de acciones y obligaciones,desde los siglos XIII y XIV hasta nuestros días.Los mercados bursatilles era el lugar donde las empresas iban a financiarse,Su correcta financiaciacion era la garantia, de empresas en crecimiento, paises que se fortalecian economicamente, inversores que sacaban unos dividendos por sus inversiones...era el circulo virtuoso de los ultimos 8 siglos en los paises mas avanzados.Pero las MAFIAS BAJISTAS no solo estan hundiendo los mercados de valores europeos, con su accion estan hundiendo a las empresas que van a financiarse en los mercados al no permitir que se puedan financiar,estan hundiendo a la economia de los paises,y estan hundiendo a los inversores. Son solo estas MAFIAS BAJISTAS los que se estan enriqueciendo del hundimiento de los mercados de valores. Las mismas mafias que invirtieron en droga, construccion, prostitucion,ahora invierten en operaciones a corto.HUNDIENDO LOS MERCADOS BURSATILES EUROPEOS

En CHINA: los operadores que causaron la bajada de la cotizacion de las acciones de las empresas chinas, causando perdida a las empresas, a los millones de inversores, y al Estado.Perdieron el trabajo y todos han terminado en la carcel. En EEUU las operaciones en corto son para aumentar el valor de las acciones de las empresas, tambien aquí juzgan rapidamente las estafas en la bolsa como las de MADOFF. En cambio en Europa las operaciones a la baja son para hundir las empresas.¿Quien está realmente detras de estas operaciones? ¿Que naciones, que empresas, quienes son los que quieren hundir las empresas europeas y por tanto Europa? ¿Quien es este enemigo?.Puede que sean legales/ o no las operaciones a la baja pero no son morales, ni leales,..son una estafa a inversores, empresas y Estado. Convierten el mercado bursatil en un casino con jugadores de ventaja. El resultado es que en Europa las empresas estan tan debiles que son incapaces de crear trabajo, de investigar, ni crecer.. LOS MILLONES DE PERSONAS PARADAS, O TRABAJANDO TIENEN SALARIOS MISERABLES, NO LES PARECE UNA TONTERIA ESTA SITUACION.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 114,51 +2,41 +2,15%
FRA 45,51 +2,85 +6,69%
ITA 162,38 +0,96 +0,59%
GRE 626,81 -0,35 -0,06%
POR 339,13 +2,81 +0,83%

Ecotrader



Evasión

El sueño de volar está más cerca

El sueño de volar está más cerca

El sueño de volar está más cerca



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens