El Santander abrirá oficinas en México y Argentina

0:12 - 31/05/2016

América Latina continúa siendo foco de inversión y expansión para banco Santander. La entidad tiene planes de apertura de oficinas en México y Argentina, que contrastan con los ajustes de estructura iniciados en otros mercados principales, como España, Reino Unido, Portugal o Polonia para encarar el retador escenario de tipos ultrabajos y acomodar la red a la propia demanda de un cliente que impone la transformación tecnológica. Incluso en Brasil, donde la economía atraviesa su peor momento en años, conservará estable la red mientras que introduce, en paralelo y como en el resto del continente, la digitalización.

La región generó el pasado año el 48 por ciento del beneficio del grupo, con el 17 por ciento de la cartera de créditos y el 21 por ciento del volumen de recursos de clientes gestionados. Su capacidad de tracción ha sido clave para atravesar con crecimiento de negocio las peores andanadas de la crisis en España y hoy la importancia es vital, pese a que la volatilidad de sus divisas frente a un euro fortalecido penaliza actualmente las cuentas -en el primer trimestre de 2016 su contribución al resultado mengua un 16,3 por ciento en comparativa interanual por dichas turbulencias cuando aumentaría un 8 por ciento de haberse mantenido invariable el tipo cambiario-.

Y es que Suramérica es un oasis en medio de la tormenta en la que se mueven las entidades para hacer negocio en Europa: tipos negativos, sobrecarga regulatoria y el Brexit, junto a una competencia desbordada por captar clientes y la escasa demanda de crédito. En contrapartida a esta realidad, la región ofrece grandes posibilidades de empujar la actividad por el bajo nivel de penetración bancaria puesto que los servicios financieros llegan a menos del 40 por ciento de la población frente al 95 alcanzado en mercados maduros. El crédito, que es el negocio de mayor interés para la banca, galopa a tasas promedio del 13 por ciento frente al 0-5 por ciento de los mercados desarrollados y en España ni eso, ya que continúa contrayéndose. Frente al desafío adicional que presenta en el Viejo Continente adaptar los modelos de negocio a poblaciones que envejecen y, por tanto, dificultarán la banca que siempre se ha hecho, porque demandarán menos financiación, la curva demográfica de América es de crecimiento en censo de habitantes y renta -la clase media, la que más necesidad de contratar servicios o solicitar préstamos ofrece, se amplió entre 2009 y 2013 un 73 por ciento, mientras que en los países maduros este colectivo menguó el 4 por ciento-.

Defensa ante el tipo negativo

Bajo esta realidad y sólo a foto fija, la diversificación geográfica de la que hace gala el Santander vuelve a reforzarle. Que el 27 por ciento del margen financiero dependa de Latinoamérica, región con altos tipos de interés, y otro 30 por ciento de Estados Unidos y Reino Unido, donde hay expectativas de subidas, garantiza resultados crecientes, mitigando la exposición del 24 por ciento restante a los intereses negativos europeos.

Pero lejos de plantear conformismo con el posicionamiento, sus planes son de crecimiento. Las palancas que activará el grupo cántabro para penetrar en América son rodar la banca tradicional en Suramérica, extendiendo los productos y servicios testados con éxito en otros mercados, y aprovechar el éxito de su actividad de crédito al consumo en Estados Unidos, franquicia que genera el 11 por ciento de la cartera de financiación del grupo.

En México, donde está haciendo crecer la red y abraza un ambicioso plan de instalación de cajeros automáticos, espera duplicar en tres años sus 3,5 millones de clientes con nómina, con el lanzamiento de un producto similar a la Cuenta 1,2,3 cuyo éxito en Reino Unido le movió a introducirla hace un año en España. La intención, como en el resto de países donde se ha instalado la propuesta, es fidelizar a los clientes y que conviertan al Santander en su banco principal, porque el resultado con un usuario vinculado es cuatro veces mayor. La inédita propuesta para el mercado azteca ofrece la posibilidad al cliente de lograr hasta 7.200 pesos al año (unos 350 euros) porque devuelve el 5 por ciento de los recibos domiciliados y retribuye hasta el 3 por ciento el ahorro depositado. Su versión es, si cabe, más extensa, porque incorpora promociones en restaurantes y descuentos en comercios. Su foco está igualmente en las hipotecas para ciudadanos de rentas medias y altas, las pymes de mayor tamaño y participar en proyectos de infraestructuras y energía, siendo su progresión en financiación a todo tipo de empresas superior al 20 por ciento.

Los países objetivo son principalmente México, Brasil, Chile y Argentina, aunque mantiene también una presencia menor en otros emplazamientos, como Perú o Uruguay. El mercado brasileño ha sido, de hecho, el principal contribuyente a las cuentas consolidas hasta que Reino Unido le arrebató no hace tanto el podio. Las prioridades allí pivotan sobre la ampliación de la base de clientes, a los que busca fidelizar con mejores servicios, con la meta de alcanzar los 3,6 millones de usuarios vinculados desde los 3,2 millones actuales.

Con este propósito ha tomado decisiones como adquirir Súper, una plataforma digital que ofrece cuenta bancaria electrónica, y rubricó una joint venture con el Banco Bonsucesso con el desafío de copar el 10 por ciento del crédito comercial en un plazo de cinco años.

En Chile, donde es el primer banco del país con cuotas de mercado del 19,1 en créditos y el 18,3 por ciento en depósitos, que continúa ampliándolas con expansiones anuales superiores al 13 por ciento y trabaja con 3,6 millones de clientes, está inmerso en la implantación de nuevos centros para atender a las empresas. Entre las prioridades figura de forma especial potenciar la actividad con compañías de mayor tamaño, o dimensión media, y el negocio con particulares de rentas medias y altas.

También en Argentina ocupa la posición líder, con 2,8 millones de clientes y una participacion superior al 10 por ciento en créditos y recursos gestionados, que el pasado año creció a ritmos superiores al 50 por ciento. Es un país donde sigue invirtiendo en ampliar la presencia. El pasado año aumentó su red de oficinas un 10 por ciento y puso en marcha locales especializados para atender a pymes y empresas, en paralelo con la transformación de las sucursales a un modelo tecnológicamente avanzado y basado en la automatización de procesos. Su foco ha estado en captar y vincular clientes, sobre todo de rentas altas y pymes, y ahora amplía la mira para fomentar la inclusión financiera y bancarización.

En EEUU, foco a empresas

El tercer gran mercado del banco en América es Estados Unidos, donde quiere construir una entidad universal en el tiempo. La actividad se encuentra en la actualidad volcada en la financiación de automóviles, situándose en este nicho de negocio entre los jugadores claves.

Entre sus metas inmediatas para 2016 figura empujar el caudal de clientes digitales desde los 617.000 a 725.000 -el pasado año ya aumentó esta base un 12 por ciento- y rebasar los 20.000 millones en crédito a empresas. La franquicia que agrupa todo el negocio del banco en el país encajó el pasado año pérdidas de 1.455 millones frente al beneficio previo de 2.457 millones por la obligación contable de actualizar el valor de mercado que le obligó a recoger la depreciación en bolsa de la financiera. Son resultados producto de las turbulencias en los mercados que no reflejan, sin embargo, la actividad.

El banco reforzará, de hecho, la red operativa de esta filial, con la apertura de dos centros de negocio o servicing centers en Mesa (Arizona) y San Juan de Puerto Rico, con capacidad para enrolar a 1.500 trabajadores, para dar soporte a un negocio que crece a ritmos de dos dígitos. En paralelo trabaja en el refuerzo de sus capacidades de gestión de riesgo y tecnología con vistas a cumplir las expectativas del regulador y preparar la franquicia para ampliar su oferta en los próximos años a todo tipo de clientes particulares y empresas.

La captación y fidelización de clientes en América es clave en el objetivo del grupo de aumentar un 40 por ciento el censo de clientes vinculados, hasta un total de 17 millones. Con el cumplimiento de este desafío, fijado a tres años, espera engordar en 3.000 millones la base de ingresos. Pero más allá de este reto, la gran presencia en el continente ayuda hoy a encarar con mayor margen que otras muchas entidades la encrucijada de tipos negativos en Europa y, a medio y largo plazo, la clase media emergente en Iberoamérica y la franquicia que está construyendo en Estados Unidos ofrecen un atractivo granero de crecimiento.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado





El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 129,93 -3,00 -2,26%
FRA 61,29 -2,64 -4,13%
ITA 184,02 -1,44 -0,78%
GRE 695,92 -3,59 -0,51%
POR 376,35 +1,66 +0,44%

Ecotrader



Evasión

El desfiladero más visitado

El desfiladero más visitado



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens