Las subidas desproporcionadas del precio de los alimentos y la excusa de la sequía

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, acudió hace unas semanas a los Desayunos de Televisión Española, donde habló de varios asuntos, quizá los más importantes que tienen que ver con nuestro sector a día de hoy: sequía, Brexit y políticas forestales. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Agro

El caso es que sí, habló de la sequía. Y en el telediario de la hora de la comida -una comida que es posible hacer porque algún productor, ya sea ganadero si estás comiendo carne, pescador, si estás comiendo pescado, o agricultor, si estás comiendo verdura, se ha levantado temprano a hacer su trabajo para ti- se hizo un resumen breve: lo que más preocupa a la ministra es que se le corte el suministro de agua a los ciudadanos.

Claro, eso nos preocupa a todos, porque somos ciudadanos antes que productores, pero esa afirmación, a modo de resumen, me ha hecho pensar en lo que estamos viviendo en la realidad. Y es que la sequía parece que es un problema más nuestro que del resto de la sociedad y, lo peor, que los intermediarios no hacen más que frotarse las manos porque mientras siga sin llover, ellos pueden tener la excusa del siglo para seguir subiendo los precios de sus frutas y hortalizas tranquilamente a los consumidores, diciendo que es por la sequía. Y ahí es como nace una burbuja, que en España de eso ya deberíamos tener algo de experiencia, ¿o no?

Subidas desproporcionadas

Bueno, pues lo cierto es que sí, en algunos casos la sequía ha afectado, el vino o el aceite son un ejemplo, pero las subidas que se ven en los lineales quizá también sean un poco desproporcionadas; ya se sabe cómo funciona esto, porque estamos hablando de subidas de un 3% o un 5%.

En secano sí ha subido, pero los productos de regadío están más o menos igual, por lo que no hay excusa que valga, aunque si se quiere encontrar, pues se encontrará, porque los efectos de la sequía pueden ser muchos y muy variados.

En todo esto, ¿qué ocurre? Pues como en todas las burbujas, la sociedad la asimila como cierta, lo que significa que pagará más por los alimentos sin cuestionarse si es justo o no y, mientras, el intermediario evitará cualquier danza que se quiera hacer para que la lluvia llegue, porque no le conviene.

Y nosotros, por nuestra parte, seguiremos madrugando y seguiremos alimentando a nuestros animales con pienso, porque la sequía ha provocado la ausencia de pastos, afrontaremos la subida que se espera, y nuestros precios seguirán sin variar, o si lo harán, será de tan poco, que ni se notará. Y nos preguntamos también: ¿cómo acabará esto? ¿Qué vendrá antes, la lluvia o el estallido de la burbuja? Por el bien de todos, los productores y los ciudadanos, esperemos que venga antes la lluvia, para evitar tener que seguir contando las pérdidas, de tiempo y de cosechas o de ausencia de las mismas, mientras que otros pasan por caja nuestras desaventuras.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias


Contenido recomendado

Comentarios 0


El Flash del mercado





El flash: toda la última hora

Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 96,53 -5,58 -5,46%
FRA 41,44 +4,48 +12,13%
ITA 247,09 -21,15 -7,88%
GRE 397,73 -27,90 -6,55%
POR 151,04 -9,67 -6,01%

Ecotrader



Evasión

Noche bajo las estrellas en Toledo

Noche bajo las estrellas en Toledo



Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Gestión de consentimiento de cookies