Los compañeros de trabajo de los que no sabes ni el nombre son básicos para innovar más

8:05 - 19/05/2017
Imagen de Dreamstime

Los compañeros de trabajo con los que existe una relación de indiferencia, esos de los que no se conoce ni el nombre ni casi su tarea habitual o sus responsabilidades -y viceversa-, desempeñanan un papel crucial en la innovación y la productividad de las compañías.

Así lo concluye un estudio elaborado por Jessica Method, de la Universidad de Rutgers, que ha centrado sus investigaciones en unas relaciones laborales que casi siempre se han pasado por alto. "Consultar a los compañeros de trabajo con los que se tiene poca relación genera un conjunto de perspectivas más amplio y diverso que si se les pregunta a los amigos", según explica Method en un artículo publicado en Quartz.

Esta sentencia tiene sentido en el hecho de que las personas que se han elegido como amigos, con las que se tiene más intimidad, tienden a pensar igual que uno mismo, lo que provoca una relación casi endogámica en la que se cometen los mismos errores y se tiene la misma dificultad para ver algunos fallos. Sin embargo, desde fuera se observan más fácilmente.

Más abiertos a experimentar

No solo eso, sino que las investigaciones muestran que los trabajadores están más abiertos a experimentar nuevas ideas cuando tienen a su alrededor personas que no conocen mucho. Así, los equipos integrados por personas con lazos sociales débiles son más innovadores que los formados por redes de amigos. "La gente que conoce menos suele tener más poder para presentar una nueva idea o corregirte", afirma Katia Verresen, en declaraciones a First Round Review.

Además, es mucho más productivo tratar con personas con las que no se tiene mucha relación, porque el contacto está mucho más centrado en cuestiones profesionales. "Cuando vas a hacerle a un amigo con el que trabajas una pregunta rápida es fácil que la conversación derive hacia otros temas, pero cuando se trata de un simple compañero de oficina lo más probable es que la conversación se centre a la cuestión a tratar". "A alguien que es un simple conocido podemos hacerle una pregunta y terminar, es una manera más eficiente de obtener información", apunta en el mismo sentido Method.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.




El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 121,24 -0,94 -0,77%
FRA 42,70 -0,45 -1,03%
ITA 176,97 +1,23 +0,70%
GRE 563,72 -4,73 -0,83%
POR 281,35 -1,78 -0,63%

Ecotrader



Evasión

El queso de los 1.260 euros

El queso de los 1.260 euros



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens