El empleado perfecto no existe: estos son los mejores defectos que puede tener

8:03 - 17/05/2017
  • Algunas debilidades pueden llegar a lastrar el rendimiento del trabajador
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime.

Encontrar a los mejores trabajadores no es una tarea sencilla. Para conseguirlo, las empresas organizan complejos procesos y entrevistas de trabajo, mediante los que tratan de descubrir las principales habilidades y fortalezas de los candidatos, pero en los que habitualmente descuidan sus defectos.

Porque por muy brillante que sea un trabajador, siempre va a tener un lado oscuro, unos defectos que van a afectar al día a día de la empresa, y que en algunos casos pueden llegar a impedir al trabajador o al equipo rendir a su mejor nivel. Estar siempre con excusas, comportamientos antisociales, antipatía... son muchos los defectos que una persona puede tener.

El psicólogo Tomas Chamorro-Premuzic, experto en gestión de talento, recomienda a las empresas que durante los procesos de evaluación también se fijen en las debilidades de los candidatos, sin tener en cuenta que hay unos defectos mejores que otros.

En un artículo publicado en Fast Company, el experto señala cuáles son los mejores defectos que puede tener un trabajador para que la compañía los note lo menos posible y no interfiera en el buen funcionamiento. "No deje de buscar las fortalezas de los empleados, pero sobre todo asegúrese de que tiene los mejores defectos posibles".

1. Conformismo

"Vivimos en un mundo que destaca a las personas originales, que rompen las reglas, pero ninguna organización podría sobrevivir si ese tipo de individuos fuesen mayoría", destaca el experto. Por eso, los empleadores deberían saber que es necesario que la mayor parte de los trabajadores deben ser fieles a las reglas y a las normas.

Aunque muchas empresas pueden destacar que buscan trabajadores innovadores y emprendedores, en realidad lo que necesitan son personas bien mandadas, que hagan lo que se les pida. "El mayor perjuicio causado por la excesiva glorificación del liderazgo es la práctica del liderazgo en sí, que atrae a personas interesadas en ser el centro de atención más que por aportar ideas", señala la experta Susan Cain, en un artículos en Times.

Y aunque en ninguna lista de requisitos aparecerá la palabra "obediente", es una de las habilidades más importantes, porque este tipo de individuos tienden a rendir mejor, incluso cuando ejercen puestos de liderazgo. "Un gran número de jefes prefiere promover a empleados obedientes y relajados que a empleados talentosos pero complicados", apunta Cain.

2. Narcisismo

Los grandes empleados no deberían presumir de sus éxitos, sino que estos deberían hablar por sí mismos. En principio, si dos personas son igual de talentosos y productivos, la mayoría preferiría trabajar con el más humilde y modesto.

Pero diversos estudios muestran que los individuos que buscan más atención a menudo se convierten en mejores líderes, y son percibidos como más productivos. Así, contratar a una persona que disfruta siendo el centro de atención, sin estar obsesionado, no tiene por qué ser malo.

3. Deshonestidad

Los mentirosos son muy negativos, sobre todo cuando lo son de manera compulsiva y lo combinan con un bajo nivel de integridad moral. Nadie debería contratar a un mentiroso de este tipo. Pero cierta deshonestidad no tiene por qué ser mala, porque las "mentiras blandas" pueden incluso ser útiles en algunos contextos. De hecho, la sinceridad extrema, esa que se puede desarrollar con los amigos un día de fiesta, no suele ser útil en el entorno laboral. La diplomacia y el saber estar en sociedad muchas veces requieren cierta dosis de deshonestidad, para decirle a un compañero que ha hecho un buen trabajo cuando no lo ha hecho, pero lo ha intentado; o para reconocer una buena idea cuando no es para tanto; o para hacer sentir bien a un cliente aunque sea irritante.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
17-05-2017 / 08:35
abre los ojos
Puntuación 16

Un artículo muy interesante, me gustaría ver la segunda parte, y que se titule: El jefe perfecto no existe, estos son los mejores defectos que puede tener.

#2
17-05-2017 / 13:09
Peterg
Puntuación 2

El que ha escrito esto no ha sido jefe en su vida, quizá se ha mirado al espejo y ha descubierto que le encantaría tener un empleado como él. narcisista, deshonesto y conformista. Sin duda la mejor base sobre la que construir un equipo de trabajo... ¿Hoy es el dia de los inocentes?

"Que la compañía no los note y no interfieran...." de traca.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario

Facebook

Google+


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.




El flash: toda la última hora


La herramienta para el ahorrador en Bolsa

¡Regístrese y pruébelo GRATIS!


Boletines


Todos los boletines



Prima de Riesgo
País Precio Puntos %
ESP 121,24 -0,94 -0,77%
FRA 42,70 -0,45 -1,03%
ITA 176,97 +1,23 +0,70%
GRE 563,72 -4,73 -0,83%
POR 281,35 -1,78 -0,63%

Ecotrader



Evasión

El queso de los 1.260 euros

El queso de los 1.260 euros



Copyright 2006-2016, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens