Editoriales

Rapidez de Sánchez al atajar el 'caso Huerta'

Màxim Huerta, exministro de Cultura.

Tras menos de una semana en el cargo, el ministro de Cultura Màxim Huerta dimitió. Lo hizo insistiendo en los insostenibles argumentos que esgrimió en cuanto se conocieron sus prácticas fiscales fraudulentas.

Carece de sentido ampararse en un "cambio de criterio de Hacienda" para justificar su proceder. En España nunca fue legal que una sola persona constituya una empresa con el único fin de bajar su factura fiscal. Tampoco ha existido una norma que permita deducirse gastos no profesionales en una SL como las obras de una residencia en la playa. El presidente Sánchez no podía permitirse que Huerta continúe en su equipo. Con la rapidez de su decisión, evita caer en las inexplicables demoras que tanto daño hicieron a Mariano Rajoy ante casos semejantes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias