Editoriales

Persisten las dudas con el futuro de Celsa

Tras un año de negociaciones, Celsa ultima un acuerdo para refinanciar su deuda, que asciende a 2.600 millones. Parece que, finalmente, la siderúrgica se salvará, logrando a última hora convencer a la banca acreedora de las bondades de su plan estratégico hasta 2021, que prevé incrementos de beneficio. Con todo, el horizonte todavía no está despejado. La banca considera que el mercado del acero es un negocio maduro en Europa y castigado por la competencia china.

Debido a ello, estiman que la mitad de la deuda es impagable por lo que en las nuevas condiciones de financiación exijan que en caso de impago en 2021, la banca tomará el control de la compañía. Las duras condiciones que la banca impone reflejan que las dudas sobre Celsa persisten.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias