No hay que 'Temer' a la renta variable de Brasil

7:20 - 27/09/2017
  • De entre las mayores firmas, sólo un 10% son una venta
  • La bolsa es una buena opción para los expertos aún sumando cerca de un 30%

El índice de referencia del país suma desde la llegada del nuevo presidente de Brasil, Michel Temer, cerca de un 30%, y sus medidas crean optimismo entre los expertos, por lo que puede seguir siendo una oportunidad de compra.

El pasado 1 de septiembre se cumplía un año de la llegada de Michel Temer al gobierno de Brasil. Su toma de posesión estuvo precedida por la destitución de su antecesora, Dilma Rousseff, por maquillar las cuentas del país por un senado con la mitad de senadores y el presidente investigados por corrupción.Temer llegaba al cargo con la misión de sacar al país de la recesión económica así como con la intención de limpiar la imagen que los diferentes casos de corrupción estaban proyectando al exterior.

Al igual que ya ocurrió en la gestión de la crisis en países como España, la austeridad y los recortes fueron la hoja de ruta del nuevo mandatario. Así, el ejecutivo brasileño impuso una agenda económica liberal acorde con lo que exigían los mercados y los empresarios. De este modo, Temer recortó a mínimos el gasto público al tiempo que emprendió la reforma de las proteccionistas leyes laborales del país y trató de endurecer el acceso a las jubilaciones. Con dichas medidas, el presidente, que cuenta con grandes apoyos en el parlamento, no ha podido esquivar un fuerte rechazo social, cediendo su popularidad hasta mínimos históricos del 5%, según las encuestas. En este sentido, Alejandro Núñez, analista de XTB, señala que "la actuación de Michael Temer, basada en la austeridad económica y social, ha sido buena desde el punto de vista de mercados en detrimento de la sociedad brasileña que ha llevado a cabo varias huelgas generales".

Y es que, los inversores se han decantado de forma importante por la bolsa del país que desde que Temer fuera nombrado presidente se revaloriza cerca de un 30%. Sólo en lo que llevamos de año, los ascensos de principal selectivo brasileño, el Bovespa, acumulan una subida que ronda el 25%, lo que le ha permitido firmar repetidos máximos nunca antes vistos en toda su historia. Desde Ibercaja Gestión, Pedro Lacambra, indica que "las expectativas macroeconómicas han mejorado sostensiblemente, con un mayor crecimiento del PIB, inflación más contenida y una divisa más fuerte. Esto debería llevar a una trayectoria positiva en los beneficios empresariales, de ahí que el mercado lo haya recogido en forma de apreciaciones bursátiles".

El experto alude también a como la apreciación del real brasileño frente al dólar estadounidense es positiva para la renta variable del país. De este modo, señala que "tres cuartas partes de las ventas del Bovespa son en moneda local. Para estas compañías domésticas un tercio de los costes generales están en dólares. Es decir, cuando el real se fortalece los márgenes de las compañías mejoran". De igual forma, reflexiona sobre el motivo de que "más del 60% de las deudas están referenciadas en monedas extranjeras". Por lo tanto, "una moneda más fuerte lleva a una disminución de deuda y también hace que aumenten las expectativas de beneficios". Cabe destacar que desde el pasado 1 de enero la divisa brasileña se revaloriza frente al dólar estadounidense más de un 4%, superando la mayor caída de lo que llevamos de siglo sufrida el pasado mes de mayo con más de un 7%.

Salpicado también por la corrupción

En el primer ejercicio de Temer en el poder los buenos datos macroeconómicos del país se han ido sucediendo. Por un lado la inflación se ha situado por debajo de las previsiones durante los últimos meses y actualmente está en mínimos de una década, "lo que significa que el banco central tiene margen para recortar aún más los tipos", señala Ignacio Rambaud, de Fidelity. Además, su balanza exterior es fuerte y se está mejorando el empleo, aunque el paro sigue por encima de la cota del 10%. Con todo ello, la mejora del país no es sólo obra del presidente ya que la recuperación de las materias primas, que significan más de la mitad de sus exportaciones, también ha influido. "Minería, oro y sobre todo materias primas agrícolas han tenido una fuerte recuperación en general desde mínimos, y eso ha tenido una traslación en las compañías del sector", indica José Luis Herrera, de CMC Markets.

Pese a todo ello, el mandatario brasileño no ha podido esquivar tampoco la corrupción que acabó con su predecesora en el cargo. El pasado mes de mayo, ejecutivos de la empresa JBS declararon ante la justicia que sobornaban a Temer desde 2010 y que mantuvieron esas prácticas una vez que asumió el poder, tras lo cual la Fiscalía acusó formalmente al mandatario de corrupción pasiva. Sin embargo, la denuncia fue archivada por los diputados, haciendo gala así del férreo control de Temer en el parlamento. Tal y como señala Rambaud, "la recuperación sigue siendo frágil y la confianza empresarial ha descendido tras la agitación política que se desató en mayo". Sólo el día que se conoció la noticia, el Bovespa se desplomó casi un 9% en la que fue su peor jornada desde 2008.

Pese a la subida que ya ha experimentado y los posibles sustos que pueden suceder en las próximas fechas, Victoria Torre, analista de Self Bank, señala que "Brasil podría considerarse un destino cuanto menos atractivo para albergar inversiones de cara a un futuro, a pesar de que el ritmo de crecimiento de la economía brasileña es dudoso". Algo que justifica porque el ejecutivo del país "está tratando de aprobar reformas pro-empresariales como el plan de privatización que atraerá a multitud de multinacionales extranjeras, hecho que puede dar sostenibilidad a los mercados del país, ya que atraerá la inversión extranjera y convertirá a Brasil en una economía más globalizada". Además, como factor positivo de Brasil incide en que "el sector financiero ha descontado y absorbido ya posibles costes políticos y está más interesado en perspectivas macroeconómicas y las condiciones del mercado externo". Por ello, la experta señala que, aunque es difícil que el mercado brasileño tenga un ritmo de subidas tan verticales como el registrado este ejercicio, tampoco existen factores que puedan hablar de una fuerte corrección. En esta línea, Alejandro Núñez incide en que, después de todas las medidas emprendidas por el gobierno en el último año, Brasil "se puede considerar como un buen destino para invertir parte del capital, siempre con posiciones en Europa y EEUU".

Sólo un 10% de las 20 mayores compañías del país son ventas

Si bien es cierto que analistas como Pedro Lacambra aseguran que "en Brasil en estos momentos, tras las recientes apreciaciones bursátiles, y el próximo cambio de gobierno (tenemos elecciones presidenciales en 2018), preferimos estar neutrales", otros muchos sí que aconsejan lanzarse a dicho mercado. Entre los 20 valores más capitalizados de la bolsa brasileña, sólo dos de ellos, WEG y el Banco Santander de Brasil, albergan para sus títulos una recomendación de venta, lo que significa un 10% del total.

Tanto los consejos de compra como los de mantener se encuentran empatados entre estos valores con nueve cada uno de ellos. A diferencia de lo que ha ocurrido con las empresas de distribución en otros puntos del mundo tras la irrupción de Amazon en el sector, los analistas no han penalizado a la cadena Atacadao, que cuenta con la mejor recomendación de entre las 20 mayores del país. Por detrás de ella se posicionan las entidades Itausa y Banco do Brasil. La primera de ellas se encuentra dentro del fondo FF Latin America Fund de Fidelity. Sobre ella aseguran que, aunque se muestran cautos con el sector, "es el banco brasileño mejor gestionado y presenta una rentabilidad media sobre recursos propios del 22% durante los últimos diez años". En dicho fondo también se pueden encontrar otras firmas como la cervecera Ambev, pese a ser un mantener para la media de analistas que recoge FactSet. Sobre ella inciden en que "con una capacidad de distribución sin competencia en una región donde la falta de infraestructuras es un importante obstáculo, su posición de mercado dominante permite a la compañía repercutir los costes a los consumidores, generando una elevada rentabilidad".

Fondos para invertir en Brasil

Una buena forma para entrar en la renta variable brasileña es a través de fondos de inversión. El que cuenta con cinco estrellas en el rating de Morningstar es Bradesco Global Funds Brazilian Equities Mid Small Caps. El grueso de sus inversiones están destinadas a firmas de consumo cíclico mientras que en segundo ligar aparecen las inmobiliarias. Sólo en 2017 lleva acumulada una rentabilidad de más del 23%.

Algo más logra sumar aquellos que utilicen como vehículo Deutsche Invest I Brazilian Equities , con dos estrellas de Morningstar y la mayor parte de su inversión destinada a los servicios financieros del país. Por último y con tres estrellas aparece Amundi Funds - Equity Brazil, que es el más rezagado de los tres a pesar de revalorizarse desde que dio arranque el año casi un 15%. En su caso, los servicios financieros significan más del 40% de la inversión seguido del consumo defensivo con alrededor de un 13%.


El Flash del Intradía »

17:34

Cierre europeo

Ascensos generalizados entre las principales bolsas europeas en una sesión en la que lo más destacab...

16:07

Tono mixto en Wall Street

Pocas variaciones en Wall Street en los primeros compases de sesión que no aportan cambios dentro de...

12:43

Ecuador de la sesión

Ascensos generalizados entre las principales bolsas europeas en el ecuador de una sesión en la que ...

08:31

Preapertura mercado europeo

Se espera una apertura con pocas variaciones en las bolsas europeas que llevan algo más de dos seman...