Economía

La inversión de las empresas españolas empezó a recuperarse en 2014, pero aún no alcanza los niveles registrados antes de la crisis

La inversión productiva de las empresas españolas ha tendido a recuperarse a partir de 2014, coinciendiendo con la salida de la crisis económica, pero aún no ha conseguido alcanzar los niveles anteriores a la recesión, según destaca el Banco de España en un artículo titulado 'La inversión y la financiación de las empresas no financieras españolas'.

En el artículo se recoge la información proveniente de la Central de Balances y que contiene a su vez datos de las cuentas anuales de unas 600.000 empresas, indica que la formación bruta de capital fijo de las empresas españolas habrían crecido entre 2000 y 2007, en términos nominales, a un ritmo medio de alrededor del 10% anual.

El Banco de España apunta que con el inicio de la crisis, la tendencia expansiva se truncó y se llegaron a registrar tasas negativas en 2008 y sobre todo en 2009, siendo negativas o ligeramente positivas hasta 2013.

A partir de este año, hay un contexto de recuperación económica y las tasas anuales de la inversión habrían registrado incrementos comprendidos entre el 5% y el 10%, aunque todavía en 2016 no se habrían recuperado los niveles existentes antes de la crisis.

Por tamaño de empresa, habría afectado con mayor intensidad en el segmento de las pymes que en el de las grandes empresas, después de haberse contraído con más fuerza durante la fase inicial de la crisis en las primeras.

"El análisis de los determinantes de la inversión pone de manifiesto que la fortaleza de la posición financiera y la rentabilidad están positivamente relacionadas con la decisión de inversión empresarial, especialmente durante el periodo posterior a la crisis", indica el Banco de España.

En cuanto a las fuentes de financiación utilizadas, las empresas con inversión neta positiva recurrieron, en todo el período, tanto a los fondos propios como a los ajenos, si bien el peso relativo de estos últimos se redujo significativamente a partir de 2008. Por el contrario las empresas que la inversión neta ha sido negativa o nula, los recursos propios fueron la principal vía de captación de pasivos en todo el periodo analizado.

Mientras que en el caso de las empresas que invierten intensivamente en intangibles, que se financiaban, hasta 2007, tanto con recursos propios como con ajenos, con el inicio de la crisis pasaron a depender casi exclusivamente de los fondos propios.

"Esto sugiere la posible existencia de mayores dificultades para acceder a financiación ajena a empresas con una alta concentración de activos intangibles", según el Banco de España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Contenido patrocinado
Otras noticias
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.